Imagen de archivo del Hospital de La Princesa de Madrid
Imagen de archivo del Hospital de La Princesa de Madrid. COMUNIDAD DE MADRID - Archivo

Un total de 23 médicos del Hospital Universitario La Princesa contrajeron gastroenteritis tras comer en la cafetería de personal del centro durante una guardia, según ha informado CC OO en un comunicado y han confirmado fuentes del centro.

El sindicato ha desgranado que los primeros casos de este brote comenzaron el 18 de agosto y que el último de los afectados que presentó los primeros síntomas el pasado día 21. De acuerdo con CC OO, la mesa de calor de la cafetería estaba averiada y en algunos alimentos, como los postres, no constaba fecha de registro.

De acuerdo con un documento interno del Servicio de Medicina Preventiva y Salud Pública al que ha tenido acceso el sindicato, el miércoles 21 se habían comunicado a este departamento "los primeros casos con cuadro clínico compatible con gastroenteritis aguda (GEA): residentes que habían realizado guardia durante el fin de semana previo (16, 17,18 de agosto) y habían comido en la cafetería de personal".

Fallo en la mesa de calor y el etiquetado

Según CCOO, la mesa de calor de la cafetería del centro se encontraba averiada desde el 3 de julio y, supuestamente, las bandejas de comida se mantenían en los hornos, pero "los técnicos observaron varias en la encimera a temperatura ambiente". Asimismo, denuncian que "tampoco se registraron los postres elaborados", ni las fechas de fabricación de los mismos, que no aparece adecuadamente etiquetada.

Por ello, el sindicato entiende que ha habido una serie de irregularidades y un "incumplimiento" de las normas de prevención de riesgos del centro, por lo que responsabiliza de este brote a la Dirección del Hospital, a la responsable del Servicio de Prevención del centro y a la Consejería de Sanidad del Gobierno regional.

CCOO reprocha a la Consejería no haber informado de los hechos al sindicato, ya que el 22 de agosto esta institución autonómica notificó el brote a la Dirección General de Salud Pública, y ese mismo día se personaron en el hospital una epidemióloga y tres inspectoras de este organismo.

No necesitarón tratamiento específico

Por su parte, desde el hospital han asegurado que en ningún caso "la patología revestía gravedad" y que "no se produjeron bajas". Así, han añadido que todos se recuperaron sin necesidad de tratamiento específico.

"Desde la Dirección Gerencia se dio aviso a la Dirección General de Salud Pública, que llevaron a cabo la inspección y tomaron muestras de alimentos", han aclarado.

Tras esta inspección, comunicaron una serie de incidencias leves a la gestora de la cafetería y "ya han sido solucionadas". No obstante, han remarcado que, hasta el momento, no se ha podido "establecer una relación directa entre la cocina y el suceso". Además, han precisado que, como el suceso no era de "alta gravedad", no se consideró necesario avisar al Comité de Salud Laboral.

Consulta aquí más noticias de Madrid.