El bicentenario visto bajo los ojos de la gente de la calle. Éste es el objetivo de la exposición Dos de Mayo, un pueblo , una nación, que acoge el Centro del Canal de Isabel II (Plaza Castilla) hasta el 28 de septiembre, sobre la rebelión madrileña de 1808.

La exposición tiene como comisario al escritor y experto en historia madrileña Arturo Pérez-Reverte, que no ha dudado en ponerse en contacto con apasionados de estos acontecimientos. «Hemos buscado a todos los frikis que conocen los detalles curiosos, de hecho, muchos son amigos míos, y hemos conseguido que un coleccionista nos prestara hasta los botones de Napoleón», explicó ayer durante un recorrido por la exposición. «Sin ellos no habría sido posible hacerla realidad», decía con orgullo.

Recorrido virtual por el día 2 de mayo de 1808

Otro «fan de Napoleón» es Francisco Vázquez, embajador de España en el Vaticano, que ha dejado «todas las figuras de los mariscales del emperador.» Además, los museos galos han prestado varios objetos para este acontecimiento. «Los franceses están encantados con la muestra», aseguró Reverte.

Se camina de forma virtual por las calles y plazas de los enfrentamientos
El escritor sostiene que «quien empuñó las armas fue la gente más humilde». «Queremos contar la historia de manera que sea accesible sobre todo para el público joven. La gente conoce los tópicos del 2 de Mayo, pero esta exposición le cuenta la historia tal como la vivían los madrileños de la época». 

La visita, concebida de modo cronológico, se inicia al amanecer y finaliza en la madrugada del 3 de mayo. Durante el recorrido se camina de forma virtual por las calles y plazas de la capital donde tuvieron lugar los enfrentamientos entre las tropas francesas y el pueblo madrileño.

Curiosidades de la muestra

Pese a estar libres, los presos de la cárcel real participaron en el levantamiento. Cuando acabó, regresaron a la cárcel, sólo uno aprovechó para escaparse.

Curas soldados: Aunque la jerarquía de la Iglesia apoyó a los franceses, parte del clero luchó junto al pueblo de Madrid.

Uniforme francés: Está expuesto un uniforme utilizado por el batallón francés que figura en el cuadro Los fusilamientos del 3 de mayo, de Goya.

Niños entre las víctimas: En una pantalla figura el nombre, la edad y la profesión de la mayoría de los 409 que murieron. Entre ellos, varios niños.