El Ministerio del Interior quiere comenzar a retirar las concertinas de las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla con Marruecos antes de final de septiembre, según avanza el diario local El Faro de Ceuta, que advierte de que han sido varios los anuncios de este proyecto finalmente retrasados.

Los trabajos para la puesta en marcha del plan integral de refuerzo y modernización de las fronteras de ambas ciudades autónomas consisten en la elevación del vallado en los puntos más conflictivos, de los siete metros actuales a diez, y la colocación encima del mismo de dispositivos disuasorios menos lesivos que las actuales concertinas, que tantas heridas han provocado a los que las atravesaron.

Las concertinas son los alambres equipados con cuchillas cortantes instalados en ellas desde el año 2005, bajo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. El presupuesto de la reforma que incluye la sustitución de las concertinas en casi 33 millones de euros, de los que un 75% podría financiarse con cargo a los fondos europeos.

El Gobierno anunció la retirada de las concertinas tan pronto como Pedro Sánchez llegó a la presidencia, en junio de 2018.

En un principio, Interior tenía previsto iniciar en la última semana de febrero o la primera de marzo la sustitución de las concertinas, teniendo en cuenta que el ministro, Fernando Grande-Marlaska, se marcó como prioridad retirarlas por unos medios "menos cruentos" que garanticen "igual o más seguridad" en la frontera.

Posteriormente, el ministro concretó que solo se retirarían las concertinas de "las zonas más vulnerables", es decir, las que han sido objeto de mayores intentos de salto. La alternativa consiste en elevar un 30% la altura de la valla precisamente en esos puntos más sensibles a los saltos hasta situarla en los 10 metros, al tiempo que se coronará con elementos que dificultarán el salto pero sin ser "lesivos".