Según afirma la diputada autonómica y secretaria general del PP menorquín, Asunción Pons, en un comunicado enviado por el PP, la recarga consiste en la reutilización e infiltración de agua depurada procedente de la estación depuradora de Sant Lluís.

Según el PP, más de tres años después, el proyecto "carece de calendario y no se sabe cuándo se llevará a cabo, porque la dirección general de Recursos Hídricos del Govern no ha sabido concluir la licitación".

Asunción Pons explica que la Comisión de Medio Ambiente del Parlament se pronunció y votó a favor, en 2016, a llevar a cabo esta actuación en Menorca como prueba piloto para mejorar los recursos hídricos de la Isla. Después fue incluida, a propuesta del Consell insular, en los proyectos que debían obtener dotación presupuestaria con cargo a los fondos del Impuesto de 2016.

En febrero de 2017 este proyecto fue presentado y anunciado por el Govern con un presupuesto de 800.000 euros.

Sugrañes también ha denunciado en esta intervención la demora en la puesta en marcha de la desaladora de Ciutadella, que a día de hoy sigue, según ella, sin suministrar agua al núcleo urbano de Ciutadella.

"Esta ineficaz gestión de los partidos de izquierda", declara la secretaria general del Partido Popular de Menorca, se constata en otros muchos casos, como son "la paralización de las obras de la carretera general, la revisión del Plan Territorial Insular, o las demoras en la nueva escuela de Es Mercadal, el Conservatorio de Música y el Teatro del Borne".

Apuntan además al incumplimiento de la retirada de los lodos contaminados de la depuradora de Ferreries; y la indefinición que aún persiste en torno al alquiler turístico vacacional.

Por último, la comunidad de usuarios de los acuíferos, también pendiente acumula un retraso, según el PP. En este sentido, Sugrañes ha manifestado que "a pesar de que en mayo de 2017 se celebró la primera reunión y que en noviembre de 2017 se anunció que se iban a redactar los estatutos, aún no está operativa".