En concreto, las llamas han arrasado 67,30 hectáreas de pino y roble, 8,78 de matorral y 1,92 de pasto. Sobre el terreno, ha continuado trabajando un agente medioambiental, una máquina bulldózer, una cuadrilla de tierra y una autobomba.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.