De ello ha informado la Administración autonómica en un comunicado en que ha señalado que, en la inspección realizada en la playa de Coroso, los profesionales detectaron una fractura en la estructura de hormigón que recubre la red de sumideros del lugar, por lo que uno de los pozos de la zona había cedido, provocando el vertido.

Por su parte, en el río Eume, el punto fue detectado a partir de una inspección rutinaria. Así, los residuos procedían de una red de aguas pluviales de la calle Irmáns Tojeiro, en el núcleo urbano del municipio de As Pontes.

El Gobierno gallego, con la ayuda de los ayuntamientos afectados, ha llevado a cabo las actuaciones necesarias para solucionar la situación, "subsanar" el vertido y "enmendar" la contaminación.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.