Los hechos se produjeron el lunes, cuando agentes de la Policía Local fueron alertados por el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad del 112 de Canarias de que vecinos del citado residencial habían sacado de la piscina a una mujer con síntomas de ahogamiento y una persona le estaba realizando un masaje de reanimación cardiopulmonar, según informó el Ayuntamiento de Candelaria en nota de prensa.

Una vez en el lugar, los agentes de la Policía Local continuaron con el masaje, por un período de más de cinco minutos, hasta la recuperación de las constantes vitales de la afectada, que posteriormente fue trasladada en una ambulancia medicalizada del Servicio Canario de Salud (SCS) al Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria con pronóstico reservado.