Según han informado fuentes policiales, los hechos tuvieron lugar en la noche del jueves, cerca de un parque infantil en la calle Portela, entre O Calvario y Rivera Atienza, hasta donde se desplazaron efectivos del 091 alertados porque se estaba produciendo una reyerta, se habían efectuado disparos y había una persona herida.

La primera dotación en llegar al lugar fue un coche camuflado y los policías comprobaron que el parque estaba vacío, aunque localizaron, en la calle Martínez Garrido, a un varón corriendo con una escopeta en la mano y dos cuchillos en la otra. El hombre estaba siendo perseguido por un grupo de personas armadas con palos.

Los funcionarios se identificaron como policías y, viendo que el sospechoso no reaccionaba a sus indicaciones, desenfundaron sus armas como medida disuasoria, para obligar al hombre a dejar los cuchillos y el arma de fuego.

Finalmente, el varón soltó las armas, aunque siguió increpando y amenazando a sus perseguidores. Mientras, los agentes lo inmovilizaron para su detención, pero en ese momento la tensión se disparó y el grupo que perseguía al sospechoso se acercó a él "en una intentona de linchamiento". "Fue de tal intensidad que de nuevo hubo que hacer uso de todos los medios disponibles para repeler la agresión", han precisado fuentes policiales.

HERIDO POR DISPAROS

A la llegada de los refuerzos del 091, el grupo de perseguidores se dispersó, y quedaron en el lugar solo dos varones, uno de los cuales presentaba una herida por un balín en un antebrazo.

Según el relato de los testigos, entre el agresor y algunas de las otras personas había habido una discusión por cuestiones menores, que fue subiendo de tono. En un momento determinado, este agresor apareció en el parque con la escopeta disparando perdigones a los presentes y amenazándolos con los cuchillos.

El varón herido, que fue atendido en el lugar por una ambulancia, explicó que se encontraba en el parque en compañía de su mujer y su hijo, y que el sospechoso apareció disparando y amenazándolos de muerte. Cuando el hombre se fue del parque, un grupo de personas inició la persecución armados con palos, hasta el momento en que apareció la Policía.

Una vez en Comisaría, los agentes comprobaron que el hombre detenido tenía 14 antecedentes policiales. El arrestado y las diligencias practicadas fueron puestos a disposición judicial.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.