¿Puedo instalar en mi garaje un punto de recarga para mi coche eléctrico?
El coste que conlleva la instalación del punto de carga y el consumo de electricidad serán asumidos en su totalidad por el propietario.  20MINUTOS.ES

Cada vez son más personas las que deciden cambiar su coche de combustión por un vehículo eléctrico y las cifras lo corroboran. Para 2020 se prevé que España cuente con alrededor de 200.000 automóviles eléctricos, una cifra que asciende hasta los dos millones si alzamos la vista hasta 2040.

Entre las ventajas de estos coches propulsados por uno o dos motores eléctricos destaca que son menos contaminantes, silenciosos, su mantenimiento es más barato y disponen de ayudas económicas como el Plan Vea y el Plan Movalt, además de descuentos en el impuesto de matriculación o accesibilidad gratuita en grandes ciudades.

Pero no todos son beneficios, uno de los inconvenientes que rodea al mundo de los eléctricos es la escasa red de recargas. Por ello, hay quienes se animan a instalar un punto de carga en su propio garaje, pero, ¿está permitido?

Según la Ley de Propiedad Horizontal, "la instalación de un punto de recarga de vehículos eléctricos para uso privado en el aparcamiento del edificio, siempre que éste se ubique en una plaza individual de garaje, solo requerirá la comunicación previa a la comunidad".

Eso sí, el coste que conlleva toda la instalación y el consumo de electricidad correspondiente serán asumidos en su totalidad por los propietarios que hagan uso de la misma.

En cuanto a los tipos de carga, existen diferentes opciones:

  • Modo 1: Utiliza la toma doméstica tipo Schuko, habitual en todos los hogares y se conecta directamente con el coche. Es una corriente alterna de 16 A. Suele tardar más de 10 horas, si se busca cargar al 100% la batería.
  • Modo 2: Muy similar a la anterior. La diferencia reside en que dispone, además, de un dispositivo intermedio de control que verifica la conexión con el vehículo: en caso de no ser efectiva, alertará al usuario.
  • Modo 3: En este caso la toma ya no es la Schuko, sino la Mennekes, un cable una potencia de 7,4 kW, 11 kW en conexión trifásica (16 amperios por fase) o de 22 kW en una conexión trifásica (32 amperios por fase). El tiempo de carga suele ser más breve, y en aproximadamente 4 horas se puede obtener una carga completa.
  • Modo 4: Ubicadas en instalaciones que pueden soportar una potencia de 43 kW en tomas trifásicas de 62 amperios a través del cable Mennekes. Son habituales en centros comerciales y puntos de recarga profesionales. En cuestión de 30 minutos se puede alcanzar el 80% de la batería.

Hoy en día, existen diferentes ofertas y promociones para instalar puntos de recarga, por ejemplo, la firma automovilística Hyundai junto con la empresa Feníe Energía, instala de forma gratuita el punto de recarga a aquellos clientes que compren un modelo 100% eléctrico, una estrategia para incentivar la compra de sus coches.