La Junta de Castilla y León, a través de su Red de Vigilancia Epidemiológica, informó este miércoles sobre tres nuevos casos de tularemia en la provincia de Palencia, uno en Villada, otro en Paredes de Nava y otro en Palencia capital.

Esta enfermedad infecciosa, normalmente vinculada a pequeños roedores, ha afectado ya a 28 personas entre los meses de julio y agosto, según la Junta de Castilla y León. Además, 31 personas más están en estudio para determinar si su afección es por tularemia.

Se transmite la mayoría de las veces por contacto directo, aunque también es posible contraerla por ingestión de agua contaminada por animales muertos o por su orina o heces y por inhalación de polvo de tierra, granos o heno que estén infectados por animales enfermos.

[A FONDO: ¿Qué es la tularemia?: Síntomas, prevención y tratamiento]

Con respecto a la plaga de topillos, Honorato Meneses, presidente de la delegación de Palencia de ASAJA (Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores), explica que ha sido "la peor desde el año 2007, que fue devastadora", aunque "ha habido repuntes" durante estos últimos años.

Medidas preventivas

"La situación es complicada", explica Meneses a 20minutos.es, ya que la superficie afectada "es muy grande" y se ha ido extendiendo por toda la provincia de Palencia". El directivo afirma que no es posible que en pleno siglo XXI, "tengamos plagas tercermundistas".

La Junta de Castilla y León informó hace meses que las medidas para erradicar la superpoblación de topillos pasaban por la limpiza de cunetas, pero para ASAJA, "es insuficiente". "Dijeron que sus medidas eran efectivas, pero, entonces, ¿por qué no las pusieron en marcha cuando avisamos del problema?", afirma Meneses.

El presidente de ASAJA Palencia se refiere a los pasados avisos que dio su organización a las administraciones el pasado diciembre y marzo. Meneses confirma que "no les hicieron caso".

La Junta de Castilla y León incluye en su informe sobre la tularemia algunas medidas preventivas, como utilizar guantes y mascarillas, por si se entra en contacto con animales infectados o la aplicación de repelentes para evitar que los insectos que hayan podido estar en contacto con animales con esta enfermedad infecciosa, la contagien.

En el mismo informe, la Junta explica que deben tener especial cuidado aquellas personas que estén en contacto con zonas agrarias o lugares con incidencias por topillos.

"Es primordial proteger el medio rural", afirma Meneses, que explica que las personas del medio rural están preocupadas, no sólo por la tularemia sino por los problemas que ocasionan estos animales, que se traducen en "pérdidas económicas".

Consulta aquí más noticias de Palencia.