Protesta de las familias del colegio Raimundo Lulio
Protesta de las familias del colegio Raimundo Lulio ARCHIVO

La presidenta de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) Azahares, Joanna Abellán, ha explicado a Europa Press que a pocos días de comenzar de nuevo el curso, las obras de la segunda fase del nuevo recinto "siguen igual de paralizadas" y desde la Administración educativa, a las familias no les han "explicado nada de por qué la empresa que estaba realizando las actuaciones no sigue", toda vez que el pasado mes de febrero, UGT alertaba de que la plantilla contratada por Grucal para este proyecto acumulaba entonces el impago de tres nóminas y dos pagas extraordinarias, lo que había desencadenado la paralización de las obras cuando apenas restaba "un mes" para acabar el proyecto y que el citado centro educativo contase al fin con todo un nuevo recinto completo.

Y es que la construcción de un nuevo recinto para el CEIP Raimundo Lulio, cabe recordarlo, constituye una reivindicación histórica en Camas, dada la antigüedad y malas condiciones de conservación del viejo centro.

En ese sentido, la Junta de Andalucía construyó y puso en servicio la primera fase del nuevo edificio del centro y ya en 2017, tras no pocas reivindicaciones, adjudicó a una unión temporal de empresas (UTE) constituida entre el Grupo Constructor Grucal Andalucía y la empresa Juan Bueno y Compañía las obras de la segunda fase del proyecto de sustitución del edificio del colegio, al objeto de rematar una demanda social que se remonta a "15 años" atrás, según la AMPA.

LOS IMPAGOS

Pero mientras las obras de la segunda fase deberían haber finalizado "en diciembre" de 2018, según la asociación de madres y padres de alumnos (AMPA), a comienzos de febrero de este año, la Federación Provincial de Industria, Construcción y Agro de UGT-Sevilla avisaba de que la plantilla contratada por Grucal para estos trabajos arrastraba el impago de tres nóminas y dos pagas extra, derivando la situación en la suspensión de las obras a "un mes" de acabarlas.

A día de hoy, según Joanna Abellán, las obras suman ya "ocho meses" paralizadas y la UTE adjudicataria de las obras habría retirado del tajo sus materiales y maquinas, avisando la AMPA de que la idea de la Administración educativa sería licitar la terminación de los trabajos de construcción. En cualquier caso, los padres de los alumnos van a "volver a hablar para organizar de nuevo las movilizaciones sobre estos retrasos, aunque será más adelante debido a que se está en medio de un periodo vacacional".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.