El Ocean Viking lleva trece días en el Mediterráneo con 356 inmigrantes, de los cuales, 103 son menores. Ningún país europeo le permite el desembarco en un puerto seguro y para alertar de la situación por la que atraviesan, sus responsables han decidido enviar un mensaje en forma de imagen desde aguas internacionales. 

Médicos Sin Fronteras (MSF), la ONG que opera la embarcación junto a SOS Méditerranée, ha difundido la ruta que el barco siguió este miércoles. Un trayecto a través del que dibujó un corazón sobre el mar.

La organización ha denunciado este jueves que solo les queda comida para cinco días y Luca Pigozzi, uno de los doctores a bordo, ha hecho un llamamiento urgente para que se ponga fin a "este vergonzoso e inhumano bloqueo".

David Noguera, presidente de MSF España, ha asegurado en una entrevista con 20minutos que "ni las amenazas de multas ni las declaraciones altisonantes" les van a intimidar: "Nadie nos convencerá de que rescatar personas está mal".