Boris Johnson y Emmanuel Macron
Boris Johnson y Emmanuel Macron. EFE

El presidente francés, Emmanuel Macron, defendió este jueves ante el primer ministro británico, el 'tory' Boris Johnson, que la salvaguarda irlandesa en el acuerdo para el 'brexit' es "indispensable" para conservar la integridad del mercado único y la estabilidad política en Irlanda.

En una comparecencia conjunta antes de reunirse en el Palacio del Elíseo, Johnson aseguró que su Gobierno "no quiere reimponer controles en la frontera" entre Irlanda y la región británica de Irlanda del Norte, y se mostró convencido de que existe "una solución técnica" para la salida negociada delReino Unido antes del 31 de octubre.

En concreto, al ser preguntado por las alternativas que ofrece a la salvaguarda, dijo que podrían ponerse en marcha controles electrónicos para tener una supervisión del transporte de bienes entre las colonia británica y el resto de Irlanda y recordó que algunos parlamentarios británicos han hecho propuestas que evitarían las fronteras.

Macron se mostró mucho más escéptico y recordó que el mecanismo de salvaguarda (también conocido como 'backstop') se había acordado teniendo en cuenta la realidad de Irlanda y los acuerdos de paz de 1998, y "hay que respetar lo que se negoció".

En cuanto al margen de treinta días que dio la canciller alemana para encontrar una solución que sustituya la salvaguarda en el encuentro que mantuvo este miércoles con Johnson en Berlín, el presidente francés señaló que "nadie va a esperar al 31 de octubre" sin buscar una alternativa.

Pero cualquier negociación se hará sin "cambiar los equilibrios profundos del acuerdo de salida" del Reino Unido que se nogociaron tanto tiempo.

También precisó que "no corresponde a ningún país europeo solo" renegociar lo acordado entre todos.

Macron dejó la responsabilidad de un "brexit" sin acuerdo en su interlocutor, al afirmar que corresponde solo al Reino Unido decidir sobre su futuro.

"Nosotros nos preparamos para todos los escenarios, incluído el de que no haya acuerdo", añadió, antes de mostrarse convencido de que el futuro del Reino Unido "solo puede estar en Europa", ya que "la geografía es testaruda".

Johnson, por su parte, recordó que hubo un referéndum sobre el brexit y que hay que atenerse al mandato de los votantes, lo que significa que el 31 de octubre su país deberá abandonar la Unión Europea, "haya o no haya acuerdo".