Efecto elefante al volante: ¿qué es y cómo prevenirlo?
Este efecto se puede producir siempre que hay una colisión fuerte entre dos o más vehículos. DGT

El cinturón del coche es uno de los elementos de mayor seguridad dentro de un vehículo. No solo para el conductor, sino también para el resto de ocupantes. Por eso, conviene conocer qué dice la normativa acerca de su uso.

Su no utilización, además de acarrear una multa, puede suponer graves consecuencias en caso de sufrir un accidente al volante. Uno de los más graves es el denominado 'efecto elefante', un gran desconocido para muchos amantes del mundo de las cuatro ruedas. ¿En qué consiste?

Este efecto se puede producir siempre que hay una colisión fuerte entre dos o más vehículos y uno de los ocupantes de la parte trasera no lleva abrochado el cinturón de seguridad. Si el golpe o frenazo es muy brusco, la persona puede salir disparada hacia la parte delantera del coche, pudiendo llegar a colisionar con el conductor del turismo o el copiloto.

Esto significa que, en función del peso de la persona y la velocidad a la que circule el coche, el golpe puede darse con una fuerza que equivaldría al peso de un elefante. Por ejemplo, a una velocidad de 60 kilómetros por hora, un pasajero sin cinturón que pese 75 kilos puede impactar en el conductor del coche con una fuerza que podría superar las 4 toneladas.

La solución para prevenir este desagradable efecto es muy simple, además de obligatoria por ley: abrocharse el cinturón. De esta manera, además de ahorrarnos el precio de una multa, evitaremos poner en peligro nuestra vida cada vez que nos subamos a un coche.