En concreto, las poblaciones descubiertas pertenecen a ejemplares de Bencomia caudata, Crambe microcarpa, Odontites holliana y Thesium retamoides, si bien la procedencia de estos dos últimos casos está pendiente de confirmación por parte de expertos científicos en la materia, según informó el Gobierno regional en nota de prensa.

Al respecto, explican que el hallazgo de estas especies singulares, con "escasa" presencia en La Palma, fue realizado hace unas semanas por operarios de la empresa pública Tragsa.

Así, subrayan que este espacio natural supone una "importante" fuente de riqueza y estudio medioambiental, de tal forma que ya se han puesto en marcha diferentes medidas para proteger y potenciar el desarrollo de estas nuevas poblaciones.

Por su parte, el consejero autonómico de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial, José Antonio Valbuena, apuntó que dicho entorno "se va a proponer como zona de reserva de un ecosistema en restauración" para analizar "en profundidad" estas nuevas plantas y su hábitat.

Valbuena también se refirió a los trabajos que se engloban en las políticas medioambientales que pretende desarrollar el Ejecutivo regional para preservar la biodiversidad de las islas. Así para potenciar el desarrollo de estas especies, "se ha habilitado un vallado en un paso angosto" de la zona para impedir el paso de grandes herbívoros exóticos como arruís o cabras cimarronas.

Además se trabaja en la retirada de especies exóticas invasoras como el Pennisetum setaceum, de tal forma que se establezcan medidas para garantizar el control y vigilancia de la zona, así como la evolución de esta especie a largo plazo.

Por último, se indicó que hasta el momento no se habían realizado estudios en profundidad en el barranco de Jenebuque, ya que se trata de un rincón "abrupto y de difícil acceso" de la Caldera de Taburiente, así como por no tener "ningún registro de poblaciones de especies amenazadas de extinción".

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.