La ministra de Sanidad en funciones visita Valencia.
María Carcedo, en una visita a Valencia. EUROPA PRESS

El brote de listeriosis provocado por la carne mechada contaminada ha saltado todas las alarmas. El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha decretado la alerta sanitaria a nivel nacional. El número de afectados confirmados asciende a 150 personas, mientras que una mujer de 90 años ha perdido la vida a causa de la bacteria de la listeria.

Las organizaciones de consumidores denuncian el retraso por parte de las autoridades a la hora de propiciar "información clave" a tiempo a fin de evitar nuevos afectados y exigen responsabilidades a la empresa sevillana Magrudis encargada de la fabricación del producto infectado.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) animó este martes a los afectados por el brote a reclamar una indemnización por los daños provocados por la intoxicación.

Pocos consumidores conocen los pasos a seguir para desempeñar esta acción y que en estos casos la ley ampara a los consumidores que tienen derecho a una indemnización.

¿Qué hacer si he comprado el producto?

FACUA y las autoridades sanitarias recomiendan que el primer paso a seguir si se ha adquirido este artículo es tirar el producto. Una vez hecho esto, si se tiene constancia o sospechas de haber consumido esta carne en las últimas semanas, se debe acudir a un centro de salud. La bacteria de la listeria afecta con mayor riesgo a embarazadas, personas de edad avanzada, inmunodeprimidas y menores.

Asimismo, el consumidor puede dirigirse al establecimiento donde se consiguió y reclamar el coste de este con un ticket que acredite la compra.

Según informa reclamador.es, es el mismo establecimiento quien debe devolver el dinero al cliente. A fin de paliar el gasto invertido en la adquisición de este producto, los establecimientos (bares o supermercados) deberán reclamar el importe invertido a la empresa responsable de la fabricación de la carne.

Vías de reclamación

Esperanza Palacio, abogada de la compañía reclamador.es, explica a 20minutos.es que existen dos vías para solicitar una indemnización en este tipo de casos de intoxicación alimenticia. "La mejor opción es la reclamación extrajudicial, directamente a la empresa, de una indemnización en un función de los daños", aclara.

La segunda opción es presentar una reclamación ante la oficina municipal de consumo. El inconveniente es que, en este caso, es la propia empresa la que decide si adherirse o no a esta mediación municipal, lo que puede concluir en el impago de la compensación económica al consumidor.

Según detalla la letrada, la vía extrajudicial implica acudir a un abogado que se encargue del proceso y sería la vía más "rápida y eficaz". En caso de que la empresa se negase a cumplir con el pago, se debe recurrir a los métodos judiciales e interponer una demanda.

Existe una última vía, presentar una acción administrativa ante la Junta de Andalucía, esta vía no deriva en el pago de la indemnización y sólo supone una sanción a la empresa.

¿Qué documentación debo presentar?

El portavoz de la OCU, Enrique García, explica a este medio que las personas afectadas que deseen reclamar deben solicitar en el centro de salud en que han sido atendidos un informe médico que aclare la naturaleza y origen de la intoxicación, el tiempo de hospitalización y todos los datos sobre posibles daños personales y secuelas.

Asimismo, "tienen que acumular todos los justificantes que acrediten los gastos derivados de estos efectos físicos y el tiempo de baja laboral, si se ha solicitado", añade García.

Además, sería necesario presentar un ticket que acredite la compra de este producto, pero según aclara el portavoz, este documento no es imprescindible para solicitar la reclamación.

¿Cuánto dinero puedo recibir?

La cuantía entregada en concepto de indemnización puede variar en función del caso y de los daños. Esmeralda Palacio explica que en estos casos se sigue el baremo presente en la Ley 35/2015, esta contiene una horquilla de puntos mediante la cual se calcula el dinero que debe a pagar a cada afectado.

Dentro de estos valores se estudia la gravedad de los daños y perjuicios sufridos por las personas implicadas. A fecha de 2019, entra en valoración el tiempo de hospitalización (103,48 euros al día) o si se ha tenido que solicitar una baja laboral (31,05 euros al día).

En caso de fallecimiento, como ha ocurrido con la mujer de 90 años muerta en Sevilla, "se paga una cuantía fija por cada heredero. Por ejemplo por cada hijo mayor de 30 años se pagaría mínimo 20.000 euros por heredero, hasta más de 100.000 euros", explica Palacio. En el caso de ser hijo único se pagaría un 25% más de compensación.

¿Qué daños puedo alegar?

Además, según la abogada existen agravantes por los que la cantidad puede aumentar. El daño emergente hace referencia a todos los gastos derivados de la intoxicación y se sumaría al dinero recibido por cada consumidor.

Por otro lado, el lucro cesante es una normativa que protege a los herederos del fallecido, en el caso de que haya un hijo que dependa de la persona fallecida la cuantía se vería ampliada por los daños causados.

Además, esta norma sirve de guardaespaldas para garantizar la seguridad del empleo de cada afectado, de modo que aquellos autónomos que hayan podido perder un negocio a causa de su hospitalización también podrán utilizar este agravante.

¿Quién es el responsable de pagar las indemnizaciones?

La OCU exige responsabilidades a la fábrica de la carne contaminada. Palacio explica que, en este caso, sería la empresa Magribus la encargada de hacer frente a las indemnizaciones, ya que la responsabilidad de la aparición de listeria recae sobre el fabricante.

Según Enrique García, "si la entidad tiene un seguro de responsabilidad civil, sería este quien debe cubrir gran parte de las compensaciones económicas". Palacio añade que, incluso, los consumidores afectados puede hacer una reclamación directa al seguro.

Finalmente, si la responsabilidad recae unicamente sobre la empresa, la abogada aclara que si esta no pudiese hacerse cargo de la totalidad de las indemnizaciones, se embargaría el dinero pertinente, y la firma podría acabar en concurso de acreedores para hacer frente a los pagos.

Papel de la administración

Organizaciones como FACUA piden a la Junta de Andalucía que de explicaciones sobre su presunta responsabilidad en el aumento de los afectados por el brote.

La OCU también lamenta la "escasa información" proporcionada por las autoridades y denuncia que no se hicieron públicos los establecimientos donde se sirvió la carne.

Reclamador.es aconseja "presentar la reclamación lo antes posible", ya que el plazo para hacerlo es de un año. La OCU recuerda que este tipo de casos prescriben a los tres años desde que se produjo la intoxicación.