Audiencia Provincial de Almería 'Palacio de Justicia'
Audiencia Provincial de Almería 'Palacio de Justicia' EUROPA PRESS - Archivo

El tribunal remarca en la sentencia que el procesado mantuvo durante dos años de relación un "severo control" sobre la víctima, "teniendo hacía ella una permanente actitud de despreció y una constante conducta de agresividad" ya que le daba "golpes en la cabeza, tirones de pelo, bofetadas, puñetazos, agarrones en la cara y el cuello, y puñetazos en el cuello".

El fallo, consultado por Europa Press, le impone un año y diez meses de prisión por un delito de maltrato habitual, otros diez meses de cárcel por un delito de maltrato y seis años y seis meses de prisión por un delito de violación. Al margen de la pena privativa de libertad, le condena a seis años de libertad vigilada una vez salga de la cárcel y le prohíbe acercarse a la víctima a menos de 500 metros durante 18 años.

El tribunal considera probado que, al margen de la situación habitual de maltrato a la que era sometida la víctima, a la que "reprochaba que saliera a la calle 'para estar rodeada de hombres", el acusado la agredió en una ocasión "porque se negaba a darle un dinero" y le propinó "fuertes patadas en el costado", por las que precisó asistencia médica.

La resolución recoge que, en tres ocasiones, entre los años 2016 y 2017, ella interpuso denuncias contra él "por las agresiones físicas recibidas" y se tramitaron los "respectivos procesos que fueron sobreseídos por acogerse la denunciante a su derecho a no declarar".

Considera probado, asimismo, que el procesado violó a la víctima ya que "empleando la fuerza física la forzó a practicarle sexo oral contra su voluntad" y que, cuando ella logró "zafarse" y salir de casa para después volver e "intentar hablar con él", la sometió a tocamientos. Ella salió huyendo nuevamente a la calle y dio aviso a la Policía Nacional.

La mujer sufrió por ese episodio de violencia y contra su libertad sexual "lesiones consistentes en policontusión con pronóstico grave" y como secuelas de la situación de maltrato vivida "sintomatología ansioso depresiva clínicamente significativa compatible con un proceso de violencia de género".

El tribunal le condena en concepto de responsabilidad civil a indemnizar a la víctima con 510 euros por las lesiones y con 50.000 euros por el daño moral inflingido.

Consulta aquí más noticias de Almería.