El portavoz de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, en rueda de prensa.
El portavoz de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, en rueda de prensa. JUNTA DE ANDALUCÍA

El consejero de Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, ha defendido la "diligencia" con la que el Gobierno andaluz intervino ante el brote de listeriosis por carne mechada, actuando "a las horas" de que el Ayuntamiento de Sevilla, "competente en seguridad alimentaria como otros ayuntamientos andaluces", comunicara al Ejecutivo autonómico la alerta.

Así, tras lamentar el primer fallecimiento de una mujer de 90 años debido a este brote, el también portavoz de la Junta de Andalucía ha señalado que hubo "un error en el Ayuntamiento de Sevilla cuando comunicó, el pasado día 9, que el brote era en una fábrica de la provincia de Málaga".

"El día 14 --el Ayuntamiento hispalense-- rectificó y dijo que era de la fábrica de Sevilla y cuando nos comunicó la información, el día 15 activamos la alerta", ha explicado Bendodo, quien ha incidido en que la Consejería de Salud y Familias, ante dicha comunicación, "actúa con profesionalidad y con todos los expertos al frente".

"Aquí los políticos no caben y, por tanto, no vamos a culpar al Ayuntamiento de Sevilla de la situación pero la Junta actuó a las horas desde que el Ayuntamiento comunicara la alerta de seguridad alimentaria, que es su competencia", ha subrayado.

Bendodo ha dejado claro en su intervención ante los periodistas en Málaga que la Junta de Andalucía "ha actuado con diligencia" y ha confiado en que la situación actual "no vaya a más". Por ello, ha hecho un llamamiento a trabajar "todos" en atender a los afectados por este brote en la comunidad andaluza.

Por su parte, el Laboratorio Municipal y el Servicio de Consumo del Ayuntamiento de Sevilla, a través de su inspección sanitaria, han descartado que se haya producido un error por su parte en el análisis de las muestras de carne mechada en las que se detectó la presencia de la bacteria listeria.

El Consistorio ha explicado que antes de realizarse las analíticas en el Laboratorio las muestras de carne "fueron tomadas, etiquetadas, trasladadas y depositadas" en sus instalaciones por parte del personal de la Junta "sin que en las dependencias municipales existiera confusión alguna, mezcla o contaminación entre las mismas".

Ha detallado que las primeras muestras se recibieron el pasado día 8 "cerradas con precinto de plástico inviolable" e identificadas por el inspector responsable de la Administración autonómica, tras lo que se analizaron por separado y se siguieron los protocolos establecidos de análisis y contraanálisis.