Diésel premium o normal, gasolina 95 o 98: ¿cuáles son las diferencias?
Parar en la gasolinera a repostar es un gesto que realizan a diario millones de conductores. bere_moonlight0/Pixabay

Parar en la gasolinera a repostar es un gesto que realizan a diario millones de conductores y mucho de ellos siempre se enfrentan al mismo dilema en función del carburante: ¿gasolina 95 o 98?, ¿diésel premium o normal? La diferencia de los combustibles va mucho más allá del precio.

Diésel premium o normal

Desde la página web de Race explican que una de las principales diferencias entre el diésel normal y el premium reside en la cantidad de cetano. Cuanta mayor sea la cantidad, menor es el tiempo de inyección del gasóleo y el comienzo de su combustión. El diésel premium tiene 55 de cetano frente a los 51 del gasóleo normal.

Cuanta mayor es la cantidad de cetano mejor es la combustión, el consumo se reduce y, además, hay menos emisiones de gases. Por tanto, el motor de un coche alimentado con diésel premium tiene mayor vida útil que el de un coche con diésel normal, afirman desde Race.

Por otro lado, el diésel premium tiene menor cantidad de azufre e incluye aditivos con propiedades anticorrosión que limpian el motor. No obstante, la ventaja del diésel normal frente al premium reside en que su mayor viscosidad favorece la lubricación de las diferentes piezas del motor.

En cuanto al precio, la diferencia entre un combustible y otro se nota en los bolsillos. El diésel premium supone un aumento de entre seis y ocho céntimos el litro.

Gasolina 95 o 98

Tal y como explican desde Race, la diferencia entre estos dos carburantes reside en el octanaje, es decir, en la resistencia a la detonación del carburante cuando se comprime dentro del cilindro de un motor. A mayor octanaje, mayor capacidad de compresión del motor.

La gasolina 98 además de tener un mayor octanaje, tiene menos azufre que la 95, lo que ayuda a alargar la vida del catalizador y a reducir el consumo.

Por otro lado, la composición de la gasolina 95 limita las emisiones de partículas contaminantes y ayuda a reducir el consumo y a mantener limpio el motor.

El precio es otra de las diferencias. Llenar un depósito de 50 litros cuesta entre 6,9 y 5,5 euros más si se opta por la 98.