El cambio climático actúa cada vez con más contundencia y sus síntomas se hacen más notables. Islandia es uno de los territorios en lo que sus efectos pueden verse con más claridad.

Más de un centenar de asistentes de han reunido en al noreste de la capital, para guardar luto ante la muerte de Okjokull un glaciar islandés que ha desaparecido prácticamente por completo. En la ceremonia se ha guardado un minuto de silencia y se ha colocado una placa conmemorativa

La extensión de esta masa de hielo era de 15 kilómetros en 1984, frente al escaso medio kilómetro que ocupa actualmente. El glaciar fue declarado muerto oficialmente en 2014 cuando su grosor había disminuido hasta el punto de poder moverse.

Según ha informado BBC, El primer ministro islandés, Katrim Jakobsdottir ha asistido a la ceremonia acompañado del ministro de Medio Ambiente, Gudmundur Ingi Gudbrandsson, y la ex presidenta irlandesa Mary Robinson.

En los próximos 200 años, se espera que todos nuestros glaciares principales sigan el mismo camino. Este monumento es para reconocer que sabemos lo que está sucediendo y lo que hay que hacer", añade el primer ministro.