Las muertes por ahogamiento en los espacios acuáticos españoles han aumentado un 20,72 por ciento entre el 1 de enero y el 15 de agosto de este año en relación con el mismo período de 2018, al haberse registrado 46 fallecimientos más, hasta alcanzar las 268 muertes por esta causa a lo largo de 2019.

Diez territorios autonómicos españoles han visto aumentar las cifras de ahogamiento, tres de ellos con doble dígito. Comunidad Valenciana, que pasa de 22 fallecidos en 2018 a 37 este año, quince más; Castilla y León, de 8 a 21, trece más; y Cantabria, de 4 a 15, once más.

Otras dos Comunidades tienen subidas significativas, como la Región de Murcia, que ha pasado de 6 a 13, siete más; y Cataluña, que también aumenta en esta cifra al alcanzar los 32 ahogados frente a los 25 del mismo período del año anterior.

Con cuatro fallecidos más que hace un año aparecen, Aragón (de 7 a 11); y La Rioja (de 1 a 5). Con tres más, están Andalucía (de 29 a 32); Asturias (de 9 a 12); y Extremadura (de 2 a 5).

Nueve comunidades o ciudades autónomas disminuyen o igualan a 15 de agosto el número de fallecimientos por ahogamiento respecto a la misma fecha del año anterior. Se trata de Melilla, que no tiene registrada ninguna muerte, y País Vasco, que lleva las mismas once, ambas el mismo número que hace un año; Ceuta, que no tiene ninguna cuando entonces llevaba una; Navarra, con dos, lo que supone una menos; Galicia, con 29 y Comunidad de Madrid con cuatro, que llevan dos menos en cada caso; Castila-La Mancha, con cuatro, tres menos; Canarias, con 26 fallecidos, cuatro menos; e Islas Baleares, que con nueve fallecidos ha rebajado en once las veinte muertes que tenía contabilizadas hace un año.

Estos datos, según la Federación Española de Salvamento y Socorrismo suponen la confirmación de la quiebra del descenso de fallecimientos por ahogamientos no intencionales en el medio acuático español que se dio el año pasado, pese a que en los primeros quince días de agosto de este año se han producido 35 fallecimientos, uno menos que en la primera quincena del mismo mes de 2018.

El aumento en el conjunto de lo que va de año se justifica en el "fuerte repunte" que supusieron los 95 óbitos del mes de julio, lo que vino a confirmar la tendencia de aumento de muertes en las mensualidades anteriores, y el hecho de que en 2018 las condiciones meteorológicas desfavorables retrasaron el uso de los espacios acuáticos y, en consecuencia, rebajó la exposición de las personas a los peligros de los mismos.

Así, el dato del conjunto de 2019, entre el 1 de enero y el 15 de agosto, se sitúa como el tercero peor del quinquenio que se lleva elaborando esta estadística, la única que ofrece datos a diario sobre ahogamientos mortales en el ámbito acuático, por parte de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo.

Sólo los dos peores años de este período, 2017, que acabó con 481 muertes, y 2016, que finalizó con 437, superaron los datos que se han dado esta anualidad, con 341 y 296 fallecidos a 15 de agosto, respectivamente.

En lo que respecta a los óbitos producidos sólo en los primeros quince días de agosto, 2019 iguala el segundo peor año, 2017, está uno por debajo del peor, que fue el pasado 2018, y cinco por encima de las otras dos anualidades estudiadas, 2015 y 2016, en que se dieron treinta pérdidas de vidas humanas en cada caso.

El perfil de la persona ahogada en lo que va de agosto es el de un hombre (en el 86 por ciento), de nacionalidad española (83 por ciento), que fallece durante en una playa (54 por ciento) o, en cualquier caso, de un espacio acuático no vigilado (60 por ciento).

En lo que va de año, el INA establece que tiene 45 o más años (69,8 por ciento) y que el incidente tiene lugar entre las 10.00 y las 20.00 horas (75,4 por ciento).

El INA se actualiza a diario, con recursos propios de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, y se hace público a través de las cuentas federativas de Twitter (@RFESS1) y Facebook y en la página web www.rfess.es.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.