Bioterio de la Universidad de Oviedo
Bioterio de la Universidad de Oviedo EUROPA PRESS - Archivo

Se trata de una de las novedades incluidas en el Reglamento del Comité de Ética en la Investigación aprobado por el Consejo de Gobierno de la Universidad de Oviedo el pasado día 26 de junio y que sustituye al que venía funcionando en 2014.

De hecho, ahora la Universidad de Oviedo cuenta con un subcomité propio de Animales y Organismos Modificados Genéticamente (OMG), que es el que tiene encomendada la misión de elaborar esos informes.

El reglamento del Comité de Ética del año 2014 establecía también la posibilidad de elaborar informes, pero lo acotaba solamente para los órganos de gobierno de la Universidad.

A comienzos del pasado mes de junio trascendió un estudio realizado por la Asociación Europea de Investigación Animal (EARA, por sus siglas en inglés) que advertía al sector biomédico español que debe "continuar mejorando" en la transparencia de la investigación con animales, tras analizar un total de 189 sitios web institucionales en España durante 2018.

Concretamente, el estudio, que evaluó tanto de organismos públicos como privados, como universidades y compañías farmacéuticas, señalaba que en España este sector "necesita continuar avanzando hacia un nivel aceptable de apertura y transparencia en animales para la investigación".

RATONES INFECTADOS EN OVIEDO

Desde comienzos de este año 2019, la investigación con animales ha sido objeto de atención en la Universidad de Oviedo, sobre todo desde el momento en el que el investigador y catedrático en el área de Bioquímica y Biología Molecular en el departamento de Bioquímica de la Universidad de Oviedo, Carlos López Otín, hizo público en enero que más de 5.000 ratones con los que él investigaba habían sido sacrificados por culpa de una infección.

En una rueda de prensa ofrecida ya en marzo, los responsables de la Universidad de Oviedo reconocieron que no habían detectado la causa de la infección de los miles de ratones de investigación, sacrificados tras detectarse un virus murino.

El vicerrector de Investigación de la Universidad de Oviedo, José Ramón Obeso dijo entonces que se abrió una investigación interna, pero que no se obtuvo ningún resultado a la hora de determinar el preciso origen del brote. "Este tipo de infecciones son relativamente comunes en este tipo de instalaciones", explicó.

Eso sí, el directivo de la Universidad de Oviedo dio prácticamente por descartado que el virus pudiera haber sido introducido deliberadamente por alguien. ""La infección pudo haber entrado por cualquier sitio, incluso por la vía del aire acondicionado", apuntó entonces.

Consulta aquí más noticias de Asturias.