Incendio de Gran Canaria
Incendio de Gran Canaria. EFE

El incendio forestal declarado este sábado en Valleseco, Gran Canaria, está sin control, es un fuego "muy virulento" y ha provocado el desalojo de unas 4.000 personas de 40 núcleos poblacionales. Además, ya ha entreado en el Parque Natural de Tamabadaba, una de las joyas medioambientales de la isla, de gran riqueza ecológica.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha afirmado que este incendio, que ha considerado que es más grave que el de Artenara, ya ha producido "un desastre" medioambiental. "Es una situación tremendamente complicada" ha dicho Torres, quién ha subrayado que el objetivo es preservar la seguridad de las personas.

En la extinción trabajarán por turnos entre 600 y 700 efectivos así como 10 medios aéreos, entre helicópteros, aviones e hidroaviones y han sido cortadas diez carreteras.

Torres ha afirmado que ha pedido ayuda al Gobierno Central, que enviará dos nuevos hidroaviones y no se descarta que también refuerce con personal.

Ha insistido en que el fuego no está contenido, ni mucho menos estabilizado ni controlado y ha explicado que mantiene dos flancos activos pero es la cabecera del fuego la que se presenta más virulenta y la que ha entrado en el pinar de Tamadaba.

El Parque Natural de Tamadaba tiene 7.538 hectáreas y pertenece a los municipios de Agaete, Artenara y San Nicolás, en el centro y noroeste de Gran Canaria. En Tamadaba se encuentra uno de los pinares naturales mejor conservados de Gran Canaria y en un lugar de gran diversidad ecológica.

No hay daños personales

Por su parte, el consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, ha comentado que el incendio no ha producido daños personales.

Del mismo modo, comentó que los expertos han señalado que este incendio es un 'incendio de copas', de las partes altas de los árboles, lo que hace que avance con una mayor velocidad.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.