La Latina
Cartel de la asociación de Empresarios de La Latina. ADELA / EP

Algunos locales del barrio de La Latina no han podido poner música durante las fiestas de La Paloma por la decisión tomada del Ayuntamiento de Madrid, con la repercusión económica que eso conlleva, según ha informado la Asociación de Empresarios de La Latina (Adela).

Esta semana, en torno a 36 horas antes del inicio de estas fiestas esta medida fue informada a la asociación, que ha afectado únicamente a los locales de las calles Cava Baja, Almendro y la Plaza del Humillanero, pese a encontrarse "dentro del recinto ferial", como ha indicado el vicepresidente de Adela, Toni Bonnano, el cual también es dueño de un bar con el mismo nombre.

Asimismo, según ha explicado el presidente de Adela, Óscar Lucas, el motivo dado por el Gobierno local que justifica esta decisión ha sido la existencia de un informe técnico firmado por el director general de Medio Ambiente donde se expresa que no puede ponerse una "amplificación sonora" en las zonas afectadas.

Por ello, Adela solicitó un artículo u ordenanza municipal en el que se leyera o pudieran estudiar la información, "el cual fue negado por el Consistorio".

En el pleno del Ayuntamiento de Madrid del pasado 30 de abril se aprobó la 'Zona de Protección Acústica Especial' (ZPAE) y 'Plan Zonal Específico del Distrito Centro' de 2018. En la normativa publicada por el Consistorio relativo a esta ZPAE se encuentran incluidas las tres calles afectadas como 'zonas de contaminación acústica alta', las tres en sus tramos completos, esto es, que superan los límites de calidad acústica.

En dicho texto legal se indica que toda "actuación musical o asimilable" de la Zona de Protección Acústica Especial, como estas tres calles, se someterá a "autorización municipal" cuya aprobación tramitará la Junta Municipal del Distrito. Además, en caso de "percusión, amplificación o reproducción sonora" será necesaria la autorización previa del Área de Gobierno encargada de Medio Ambiente para una modificación temporal de los límites sonoros.

Comunicado de la Asociación

La asociación empresarial decidió emitir un comunicado donde indicaba los motivos por los cuales rechazaban esta decisión. Por un lado, apuntaban que habían cumplido con los requisitos administrativos desde el mes de abril como los equipamientos o la "correcta utilización del espacio público". Por otro, alegaban que en las fiestas de San Cayetano y San Lorenzo hubo música, lo que para ellos ha sido una "discriminación de difícil comprensión".

En el mismo documento señalaban que entendían "el derecho vecinal al descanso" pero no veían "incompatible" con cuatro días de fiesta y que el perjuicio económico era "subsanable". Además, solicitaban la reconsideración de esta medida por el Ejecutivo local, que a un día de terminar el evento no ha tenido lugar.

El resultado ha sido que los ingresos de los locales afectados, ha señalado Óscar Lucas, se han visto reducidos entre un 20 y 70% estos días, según el tipo de establecimiento. Además, el horario de cierre de los bares también se ha adelantado con respecto al año pasado, de dos de la madrugada a doce de la noche.

Junto a este documento, la asociación ha empapelado el barrio con carteles con el mensaje '¡La Paloma está rota! ¿Por qué unos sí y otros no?', y ha dedicado dos hashtags en redes sociales, #DaleVozaLaPaloma y #QueSueneLaPaloma, para dar cabida a esta queja.

Consulta aquí más noticias de Madrid.