María Teresa Campos y Edmundo Arrocet
La periodista María Teresa Campos y el humorista Edmundo Arrocet, durante una visita a Málaga. GTRES

Parecía que ya nada podía hacerles perder el tiempo para recuperar, valga la redundancia, el tiempo perdido. Porque María Teresa Campos y Edmundo Bigote Arrocet por fin se reencontraban con la idea de disfrutar lo que queda del estío juntos.

Esto, aparte de para acallar los insistentes rumores de ruptura que se cernían sobre ellos y que fueron disipados en el momento en el que se volvieron a abrazar en la estación María Zambrano de Málaga, también les ha servido para ponerse al día de sus vidas cara a cara.

Mientras caminaban por el paseo marítimo, iban a la playa o a la piscina o comían en algunos de los locales de Marbella, la presentadora y el humorista se iban contando lo que habían hecho estos dos meses que han estado separados.

Y el cómico hablaba de cómo está su hija allá en Chile, qué tal van los negocios o cómo le dio el último adiós a quien fue su primera esposa, Gabriela Velasco, que falleció a principios del pasado junio.

La periodista, por su parte, le contaba sobre la posibilidad de un trabajo, que estaba en conversaciones, que no era seguro pero que podría ayudarla a hacer frente a las deudas que acarrea y, poco después, digamos entre uno o dos días, ambos estaban cogiendo el primer transporte a Madrid: la opción era real.

La razón por la que María Teresa Campos y Bigote Arrocet han hecho muy rápido las maletas para acercarse a la capital no ha sido otra que la de una reunión muy importante.

Han abandonado lo que se presuponía como un mes de amor y relax porque, se quiera o no, cuando llegue el momento de regresar de vacaciones hay que volver a tener la nevera llena (y más la imposibilidad para vender su mansión).

Y es que la reunión de María Teresa Campos ha sido para el que puede presuponerse ya como su próximo programa si las negociaciones llegan a buen puerto: la reunión era para un proyecto en Televisón Española.

Es decir, que después de cerrar su ciclo en Mediaset y, especialmente, en Telecinco, la matriarca de las Campos ha decidido poner rumbo a la televisón pública con un formato, además, que le viene como anillo al dedo.

Porque se trataría, según llegaron a comentar varios colaboradores en Sálvame, de un programa con entrevistas, al estilo de Cine de Barrio, aunque si asegurar si se trataba precisamente de este, ahora que Concha Velasco no lo presentará la próxima temporada.