Mirada
Investigadores escoceses han creado un programa que detecta si mentimos gracias a nuestra mirada. GTRES

Investigadores de la Universidad de Stirling, en Escocia, han desarrollado una prueba que permite saber si una persona miente o no sólo monitorizando los movimientos oculares. El estudio ha sido publicado en la revista Cognitive Research: Principles and Implications, y recogido por ABC.

Loe expertos probaron su invento, llamado ConFace, con un grupo de gente entre los que había conocidos y desconocidos. Los sujetos debían mentir y ocultar a qué personas conocían, pero la máquina detectó cuáles trataban de engañarla.

Aisla Millen, directora de la investigación, asegura que esta tecnología puede ser muy útil en ruedas de reconocimiento, sobre todo en casos de encubrimiento: "Los agentes usan habitualmente fotografías de rostros para establecer identidades clave en crímenes. Algunos testigos son honestos, pero otros son hostiles y ocultan a propósito su conocimiento de identidades", explica Millen. "Por ejemplo, las redes criminales, como los grupos terroristas, podrían negar lo que saben para protegerse mutuamente, o una víctima podría tener demasiado miedo de identificar a su atacante", añade.

El proceso utilizado por los investigadores se llama 'prueba de información oculta', que realiza un seguimiento de los movimientos oculares. En cada prueba, los sujetos negaron conocer una identidad que les era familiar y rechazaron las caras desconocidas presionando un botón y diciendo "no". La mayoría de ellos no pudieron ocultar su reacción si reconocían una cara. Es más, cuantas más personas trataban de ocultar, más marcadores de reconocimiento se producían.

Explica Aisla Millen que "en lugar de buscar signos de mentira directa, buscamos marcadores de reconocimiento en los patrones de fijación de los ojos. Por ejemplo, la forma en la que los individuos miraron una fotografía de alguien a quién reconocieron en comparación con alguien a quién no". "Cuanto más intentaban los individuos ocultarlo, más marcadores de reconocimiento existían. Estos resultados sugieren que es difícil ocultar varios marcadores de reconocimiento a la vez", añade.