Así lo señala el informe toxicológico al que ha tenido acceso RTVE y del que se hace eco Europa Press. En concreto, las muestras de sangre y saliva requeridas por el juez que instruye el caso, requerimiento "habitual" cuando hay víctimas mortales en un accidente, confirman la existencia de rastros de alcohol y drogas, "en concreto hachís y cocaína".

Unos resultados que "confirman" los datos que arrojó el primer análisis que se realizó al joven de 29 años en el hospital horas después del siniestro. En concreto, el informe, según señala RTVE, refleja un consumo de "porro de hachís moderado" y un "consumo mayor" de cocaína, si bien no puede esclarecer el "grado de afectación" que la ingesta de estas drogas tiene en el conductor.

La Fiscalía ya había anunciado que en caso de confirmarse la presencia de sustancias tóxicas la condena podría alcanzar los nueve años de prisión, añade la información de RTVE, que indica que el conductor declarará ante el juez en los próximos días.

El accidente conmocionó el pasado 21 de julio a la localidad salmantina de Alba de Tormes, de donde eran los cuatro jóvenes que perdieron la vida en el siniestro, que se produjo de madrugada cuando regresaban de las fiestas de una pedanía cercana.

El vehículo, en el que viajaban seis personas, se salió de la carretera, se estrelló contra un árbol y volcó. Tres de los jóvenes fallecieron en el acto y el otro horas después en el hospital. Todos ellos iban en la parte trasera de un turismo de cinco plazas. El conductor y el copiloto, que fueron hospitalizados, recibieron el alta días después.

Consulta aquí más noticias de Salamanca.