Ayuso y Garrido
Ayuso y Garrido, en un acto en febrero de 2019. SERVIMEDIA

La nueva presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, afirmó este viernes que hay que echar "pelillos a la mar" ante la entrada de su excompañero Ángel Garrido en el gobierno regional como consejero de Transportes, ya que considera que hay que apostar por la "practicidad" y que ahora debe mejorar el Metro ante las abundantes quejas que está recibiendo de los madrileños.

En sendas entrevistas a la Cadena Cope y a Onda Cero recogidas por Servimedia, Ayuso tildó de "pequeñeces" la polémica que ha suscitado el anuncio de Ciudadanos de que Garrido entrará otra vez en el gobierno autonómico tras abandonar la Presidencia en vísperas de las elecciones generales y dejar el Partido Popular para fichar por el partido naranja de Albert Rivera cinco días antes de la cita con las urnas del 28 de abril.

Ayuso considera que lo que toca tras ser investida presidenta de la Comunidad en la Asamblea de Madrid es tener "elevadas dosis de practicidad" y aceptó que, en la coalición formada por PP y Cs, "cada partido elija a los consejeros que cree mejor para ello".

Respecto a la entrada de Garrido, destacó que lo importante es que el consejero de Transportes trabaje intensamente para "cumplir los compromisos" adoptados con los madrileños en el debate de investidura y que, entre otras cosas, pasan por mejorar el Metro ante las abundantes quejas que están manifestando los ciudadanos en los últimos meses, así como ampliar las líneas 3 y 12.

Otros nombramientos

Ayuso se refirió también a la posible entrada de la diputada de Cs Marta Rivera de la Cruz como próxima consejera de Cultura. "Es un nombramiento que me encantaría. Tiene una personalidad y un carácter excepcional, moderado y sensato, sí me gustaría tener a mujeres como ella en mi gobierno", dijo.

Sin embargo, no quiso dar pistas sobre los siete consejeros que tendrá el PP en la Comunidad de Madrid, pese a los rumores crecientes de que entre ellos estarán Javier Fernández-Lasquetty, que ya fue consejero de Inmigración y de Sanidad con Esperanza Aguirre, y David Pérez, hasta mayo alcalde de Alcorcón y anteriormente portavoz de Aguirre en la Asamblea.

Negó que ambos nombres sean una imposición de Pablo Casado y recalcó que los elegidos lo serán únicamente "por su valía". En el caso de Pérez, recordó además que en mayo ocupó el puesto número dos en la lista electoral del PP a la Comunidad de Madrid, elegido -dijo- "por mí misma".

Ayuso admitió que ambos son pesos pesados del PP de Madrid a los que conoce "hace mucho tiempo" pero no confirmó que vayan a ser sus principales apoyos en el gobierno regional porque prefiere esperar al lunes por la tarde, tras su toma de posesión oficial en la Puerta del Sol, que tendrá lugar por la mañana a las 12 horas. También advirtió de que entre sus consejeros habrá sorpresas con nombres a los que "no ha nombrado prácticamente nadie" en estos días.

Reunión con Sánchez

Ayuso anunció que una de sus primeras acciones cuando el lunes tome posesión del cargo será llamar por teléfono al presidente del Gobierno de España en funciones, el socialista Pedro Sánchez, para "vernos y tomar medidas" en colaboración que sean buenas para los madrileños. Entre otras cosas, le reclamará una mejora del sistema de financiación autonómico al considerar que el actual no tiene en cuenta a "un millón de personas" que viven en Madrid.

Respecto a la controversia política suscitada por las informaciones sobre los negocios de su familia, Ayuso se desmarcó de posibles irregularidades al afirmar que "nunca" ha tenido "relación laboral" con las empresas de su padre, de la misma manera que su familia "no ha tenido nada que ver con la política".

Por ello, tachó de "injusto e insensato" que PSOE y Mas Madrid arremetan contra ella por la ayuda que Avalmadrid concedió a la empresa de su padre y que no fue devuelta por los problemas financieros que padeció durante la crisis económica, que acabó con el negocio porque "se arruinó hace diez años".

Ayuso dijo no dar "más importancia" al tema "porque si no estaría dedicada a esto y no a formar un buen gobierno", que considera que debe ser su responsabilidad actual. Lamentó que PSOE y Mas Madrid hayan recurrido a su familia para atacarla y más aún a los problemas económicos que tuvo su padre, quien "falleció hace cinco años". "Los políticos somos personas y tenemos familias y las familias están a parte de la política, salvo que seas el clan Pujol, que lo mecla todo", "remachó.

Consulta aquí más noticias de Madrid.