El Gobierno de Gibraltar ha dado luz verde este jueves a que el petrolero iraní apresado el 4 de julio abandone el Peñón después de recibir garantías de Teherán de que la carga de crudo que transportada no será desembarcada en Siria, según informa el diario Gibraltar Chronicle.

Este medio apunta que el Ejecutivo de Fabián Picardo ha indicado que aunque tenía pruebas documentales sólidas de que el Grace 1 se dirigía a Siria cuando fue apresado, ahora ha recibido garantías por escrito del Gobierno iraní de que los 2,1 millones de barriles de crudo que transporta no serán desembarcados en dicho país.

La decisión del Ejecutivo gibraltareño de levantar la orden de detención se produce después de que EE UU hubiera solicitado presuntamente el embargo del petrolero iraní, ante los rumores de que su liberación era inminente, si bien el Gibraltar Chronicle asegura que la petición formal aún no se ha producido.

Por ahora no está claro cuándo podría abandonar el buque el Peñón. Previamente, ya habían sido liberados el capitán y tres oficiales.

Las autoridades del Peñón retuvieron al Grace 1 bajo la sospecha de que pretendía llevar petróleo a Siria, algo que contravendría las sanciones impuestas por la UE contra el régimen de Bashar al Assad. Dos semanas más tarde, la Guardia Revolucionaria iraní capturó el Stena Impero en el golfo Pérsico el 19 de julio. Irán acusó al barco de violar las normas de navegación, algo que Londres y la naviera niegan.

Se espera que las autoridades iraníes procedan también a la liberación del Stena Impero, ya que abogaron en su momento por un intercambio de petroleros.

Estos incidentes han elevado la tensión en el golfo Pérsico, donde desde mayo se han registrado ataques a petroleros y buques cisterna y el derribo de drones. Debido a todo esto, Estados Unidos ha propuesto la formación de una coalición naval para escoltar a los barcos en la zona, pero Irán ha advertido de que esta medida puede incrementar las posibilidades de un conflicto. 

El presidente iraní, Hasan Rohaní, insistió el miércoles en que los países litorales de la región son capaces de garantizar la seguridad sin necesidad de una mayor presencia de fuerzas extranjeras que sería, en su opinión, perjudicial.

Irán denuncia "intento de piratería" de EE UU

El ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, ha denunciado el "intento de piratería" de EE UU, que trató sin éxito de que las autoridades de Gibraltar no liberaran a su petrolero.

"Al haber fracasado en lograr sus objetivos a través de su terrorismo económico EE UU intentó abusar del sistema legal para robar nuestra propiedad en alta mar", ha dicho Zarif en Twitter.

El jefe de la diplomacia iraní agrega que "este intento de piratería es indicativo del desprecio de la Administración de [el presidente de Estados Unidos, Donald] Trump por la ley".

"Una humillante derrota"

Después de que el Departamento de Justicia estadounidense presentara alegaciones contra la libertad del Grace 1, que hicieron temer un retraso en la decisión, el embajador iraní en Londres, Hamid Baeidineyad, indicó por su parte que EE UU intentó "hasta el último minuto" evitar la liberación del buque pero sufrió "una humillante derrota".

Hace dos días, la Organización de Puertos y Navegación de Irán ya informó de que el Reino Unido iba a liberar "pronto" al petrolero tras el intercambio de ciertos documentos.

Las autoridades iraníes habían calificado la detención de "piratería" y habían negado que el destino del petróleo fuera Siria.