Clinton obtuvo un 55 por ciento de los votos frente al 45 por ciento de Obama, un resultado sólido pero quizás no lo suficiente como para acortar la ventaja de Obama en la cantidad de delegados, quienes eligen al candidato del partido en la convención de agosto.

Sin embargo, la senadora de Nueva York sobrevivió a una fuerte campaña publicitaria de Obama, quien gastó más que el doble que ella en las primeras primarias demócratas en seis semanas, y podrá servirle para obtener dividendos en la campaña de recaudación de fondos.

'Algunas personas me consideraron fuera y me dijeron que saliera de la carrera, pero el pueblo estadounidense no se rinde y se merece a una presidenta que no se rinda tampoco', dijo a sus partidarios en Filadelfia.

Clinton, cuya campaña está endeudada y se está quedando sin dinero, instó a sus partidarios a visitar su sitio en Internet y realizar donaciones.

'El futuro de esta campaña está en sus manos', aseguró, acompañada en el escenario por su marido, el ex presidente Bill Clinton, y por su hija Chelsea.

La votación de Pensilvania, que reparte 158 delegados, dio inicio a la fase final del disputado duelo por la candidatura demócrata. Quedan nueve más hasta el 3 de junio.

La carrera pasa ahora por el 6 de mayo en Carolina del Norte, donde Obama es el favorito, e Indiana, donde Clinton tiene una leve ventaja. Obama ya se prepara para lo que viene y dejó el estado para asistir a un mitin en Evansville, Indiana.

Es al menos la cuarta oportunidad en la que Clinton gana unas primarias en la que su candidatura estaba en juego, aunque Obama redujo la ventaja de 20 puntos en los sondeos.

'Hubo mucha gente que no creyó que nosotros pudiésemos acercarnos tanto cuando la carrera comenzó', dijo Obama en Evansville.

'Seis semanas después, cerramos la brecha. Congregamos a gente de todas las edades y razas en nuestra causa', sostuvo. 'Y si ellos fueron inspirados por primera vez o por primera vez en mucho tiempo, registramos una cantidad récord de votantes que llevarán a nuestro partido a la victoria en noviembre.

MANTIENEN SUS APOYOS

Tras las victorias de Clinton en Ohio, California, Nueva Jersey y Texas, el resultado se suma a su afirmación de que es la demócrata que puede ganar los estados grandes, donde el partido necesita triunfar en las elecciones presidenciales de noviembre.

Los resultados mostraron que ambos candidatos mantuvieron su base de votantes. Obama, un senador por Illinois que podría ser el primer presidente afroamericano de Estados Unidos, obtuvo nueve de cada 10 votos de personas negras y consiguió la ventaja entre los jóvenes y los hombres.

Clinton, quien sería la primera mujer presidenta de Estados Unidos, fue la favorita de más de los adultos mayores, de los trabajadores y de más de la mitad de las mujeres.

La senadora también obtuvo un 58 por ciento de los votos de quienes eligieron a su candidato en la última semana, cuando Obama estuvo a la defensiva por una serie de polémicas en un debate de la semana pasada.

Obama aventaja a Clinton en la cantidad de votos populares obtenidos durante los primeros tres meses de primarias y en los delegados que elegirán al nominado en la convención de agosto.

Pero ninguno de los dos podrá obtener la candidatura sin el apoyo de los 'superdelegados', unos 800 miembros del partido que son libres de apoyar a cualquier aspirante.

/Por John Whitesides/.*.