El barco de la organización española Open Arms ya fondea en aguas italianas frente a Lampedusa después de que la Justicia italiana les hubiera permitido entrar en aguas territoriales. El juez canceló este miércoles la prohibición firmada por el ministro del Interior, Matteo Salvini, pero éste ya ha expedido una nueva orden para vetar la llegada de la nave a puerto.

La organización ha publicado en Twitter que el bardo ya está fondeando aguas italianas. "No tenemos aún permiso para entrar a puerto", han advertido.


Fuentes de la organización en Italia explicaron a Efe que el barco se ha dirigido a Lampedusa, el puerto más cercano, con la "intención de permanecer en estas aguas territoriales, pero no desembarcar", ya que la autorización para que los rescatados y la tripulación pisen tierra es competencia de Salvini, en su condición de ministro del Interior.

Este miércoles, el Tribunal Administrativo Regional (TAR) del Lacio anuló la prohibición de Salvini de que el barco entrara en aguas italianas. Lo hizo debido a "la situación de gravedad y urgencia excepcionales" y para que desde este momento su entrada en aguas territoriales italianas "para que las personas rescatadas que lo necesiten reciban asistencia médica".

Fuentes del ministerio italiano del Interior han asegurado a EFE que la decisión de la Justicia italiana solo afecta a la prohibición firmada por Salvini contra el Open Arms, por lo que sigue vigente la ley antiinmigración que multa a las organizaciones humanitarias con migrantes a bordo. 

Sin embargo, tras la decisión judicial, Salvini ha firmado anoche un nuevo decreto para prohibir la entrada del Open Arms en aguas territoriales italianas. "Quien aboga por abrir los puertos italianos no le hace un mal a Salvini, le hace un mal al pueblo italiano", escribió el ministro en su cuenta de Twitter.

Horas antes, en un acto en Génova, Salvini afirmó que se está urdiendo "un plan para volver a abrir los puertos italianos y convertir a Italia en el campo de refugiados de Europa", algo que prometió que no consentirá. 

Serie de rescates

El primer rescate de Open Arms, al que las autoridades españolas tienen prohibida la búsqueda activa de inmigrantes en el mar, se produjo el jueves 1 de agosto, cuando se rescató a 55 inmigrantes, entre ellos dos bebés mellizos y una embarazada. 

El segundo se dio en plena noche, al día siguiente, al socorrer a 69 personas, entre estas dos niños y dos mujeres embarazadas y "una de nueve meses con contracciones"; y el último en la madrugada del 10 de agosto, cuando se salvó a 39 personas. 

Casi una decena del total de rescatados han sido evacuados en los últimos días, en distintas ocasiones, por motivos de salud. 

De forma paralela, el barco humanitario "Ocean Viking", fletado por las ONG Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranée, también espera en el Mediterráneo con 356 migrantes a bordo a que algún país lo autorice a entrar en puerto.