Fotografía de archivo de aviones de Ryanair.
Aviones de Ryanair. RYANAIR - Archivo

Los sindicatos Sitcpla y USO, representantes de los tripulantes de cabina (TCP) de Ryanair en España, han registrado este miércoles el preaviso de huelga en las 13 bases en las que Ryanair opera en España para 10 días del próximo mes de septiembre.

Según informaron los sindicatos, se trata de los días 1, 2, 6, 8, 13, 15, 20, 22, 27 y 29. El motivo de dicha huelga es "impedir el cierre de las bases de Gran Canaria, Tenerife Sur y Girona, así como los despidos que de esos cierres se deriven".

Estos paros se producirán todos los viernes y domingos de septiembre, salvo el primer fin de semana que será el domingo y lunes: 1 y 2 del mismo mes.

El posible cierre de las bases citadas aún no ha sido confirmado oficialmente por Ryanair. De producirse, el portavoz de Sitcpla, Manuel Lodeiro, opina que conllevaría despidos del personal directamente contratado por Ryanair y del que "aún está ilegalmente en las agencias satélite”.

Manuel Lodeiro, portavoz de Sitcpla, explica que "en los próximos días recibiremos la citación del Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) para la mediación y, de no haber acuerdo, la huelga se convocará de manera formal".

"Dudamos mucho de la predisposición de Ryanair a llegar a un acuerdo, e incluso a presentarse con talante negociador. Más de un año de reuniones en organismos oficiales españoles con actitud de burla hacia los mismos no nos hacen albergar la más mínima esperanza de entendimiento", avanza Jairo Gonzalo, secretario de Organización de USO-Ryanair.

"La huelga está convocada por una amenaza contundente, expresada no solo en la mesa, sino personalmente en las bases de Gran Canaria y Tenerife. Pero los problemas generales con esta empresa no obedecen a este hecho aislado, sino a un proceso de incumplimientos reiterado que nos ha abocado a la decisión más drástica que puede tomar una plantilla en defensa de sus puestos de trabajo", continúa el portavoz de Sitcpla.

"Ahora, esperamos que Fomento no vuelva a anular nuestra capacidad de huelga y no nos decrete, como el año pasado, unos servicios mínimos tan abusivos que ni siquiera permitían los paros", concluye Gonzalo.