Monte Nabaín, en el Pirineo oscense.
Monte Nabaín, en el Pirineo oscense. FAMILIA RÍOS - Archivo

En un comunicado, la familia ha indicado que Daniel Benito, el yerno de Jesús Ríos, junto con su vecino Javier, han encontrado el cuerpo en las faldas del monte Nabaín.

Según han detallado, Daniel Benito llevaba varios días buscándolo en esa montaña "porque tenía la corazonada de que podía haber cogido una senda que sube desde Morillo de San Pietro por las faldas de Nabaín", donde finalmente se le ha encontrado.

Toda la familia ha expresado su agradecimiento a todos los que han apoyado "con ayuda directa, meditando, orando" y, especialmente, a los familiares, amigos y voluntarios "que han venido cada día a recorrer las montañas, con drones y desde México".

Igualmente, han mostrado su gratitud a los bomberos, agentes de protección de la naturaleza del Gobierno de Aragón, a la Guardia Civil y al Consulado de México. "Han sido días muy duros, de mucha incertidumbre", han reconocido, y han pedido ahora poder "mantener la tranquilidad" que necesitan.

NO VOLVIÓ A DESAYUNAR

El pasado sábado, 3 de agosto, Jesús Ríos salió a pasear desde la localidad de Vió, en el Pirineo oscense, como todas las mañanas entre las 7.30 y las 8.00. Solía volver sobre las 9.30 para desayunar con su familia, sin embargo, ese día no regresó.

La última vez que se le vio fue en Morillo de San Pietro sobre las 11.00 horas. Se cruzó con una senderista, cuando ésta caminaba con su primo con la pista que va a Boltaña. También le vio un vecino de Morillo de San Pietro y después habló con un pastor al que le preguntó cómo volver a Vió.

Éste le indico dos caminos, uno era el que había ya utilizado y otro más corto, pero más confuso porque lo usa muy poca gente y está muy cubierto por la vegetación. Le acompañó hasta ese camino y allí se le perdió la pista.

Jesús Ríos pasaba el verano en Vió con su mujer, donde su hija Katya regenta la Casa Cuadrau desde hace varios años, junto con su marido, donde viven y tienen un hijo.

OPERATIVO

En las tareas de búsqueda de Jesús Ríos han participado más de 500 personas, entre efectivos de la Guardia Civil, bomberos del Ayuntamiento y de la Diputación de Zaragoza, así como de las comarcas de la Ribagorza y el Alto Gallego, personal del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Agentes de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Aragón, miembros de Protección Civil del Sobrarbe, guías de montaña y voluntarios, apoyados los últimos días por seis rescatistas mexicanos.

Se han batido pistas, caminos, cortafuegos y sendas transitables en un área aproximada de 300 kilómetros cuadrados y por parte del helicóptero se han realizado vuelos a baja altura, reconociendo un área de unos mil kilómetros cuadrados.

Todo este operativo ha estado apoyado por 17 perros de búsqueda de personas desaparecidas, 2 helicópteros, 8 drones de alta tecnología y más de cien vehículos y motocicletas.

Consulta aquí más noticias de Huesca.