José María González
José María González, Kichi, alcalde de Cádiz. AYUNTAMIENTO DE CÁDIZ

El alcalde de Cádiz, José María González, Kichi, ha enviado una carta al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en la que le ofrece el puerto de la ciudad para acoger al Open Arms. El barco, con 151 inmigrantes a bordo, lleva doce días en mitad del Mediterráneo, sin que ningún país europeo le dé permiso para atracar. 

"No podemos permanecer de brazos cruzados ante esta situación límite", ha aseverado el regidor, quien defiende que la labor en el municipalismo no acaba donde  termina cada localidad: "Tenemos un papel internacional y global en la búsqueda de una sociedad más justa". "No quiero el día de mañana tener que explicarle a mis hijos y a mi hija que no hice nada ante la injusticia a la que someten al barco humanitario y a quienes huyeron del hambre y la miseria", agrega.

En la misiva, dirigida también al ministro de Fomento, José Luis Ábalos, y a la Dirección General de la Marina Mercante, González pide el desembarco de la tripulación y de los náufragos en el la capital gaditana. "Son personas que atraviesan una situación vital límite y que no pueden esperar más. Se trata de una medida urgente", clama.

El alcalde se muestra crítico con "las voces racistas" que niegan al barco atracar en sus costas pero también reprocha a "las voces progresistas" que "callan o acusan a quienes luchan por un mundo mejor de 'no enfrentarse a decisiones importantes', como si enrolarse a salvar vidas en mitad de las olas fuese una decisión nimia". González se refiere así a Ábalos, quien declaró que le "molestan" los "abanderados de la humanidad que no tienen que tomar nunca una decisión".

"Ignoran que permanecer de brazos cruzados en este caso les sitúa junto a los Salvinis, Le Pens y Abascales y a las voces que quieren llenar nuestra fronteras de muros de insolidaridad y alambres que hieren la piel hasta dejarles jirones", continúa.

Kichi reconoce que Cádiz, por "esa pobreza endémica de paro y desempleo" a la que asegura que ha sido sometida, "nunca será el destino final de quien viene a buscarse la vida", pero afirma que no existe una ciudad más significativa para volver a empezar que esta, "que abrazó el mundo con su mirada abierta, inclusiva y solidaria".

Palma, también

Las voces solidarias llegan también desde Palma de Mallorca, cuya concejala de Justicia Social, Feminismo y LGTBI, Sonia Vivas, ha pedido este martes a Sánchez que permita abrir el puerto para a coger al barco de salvamento.

Durante una concentración frente a la sede de la Delegación del Gobierno en Baleares, Vivas ha asegurado que "en estos momentos los técnicos de la regidoria están estudiando la línea de subvenciones que hay destinada para trabajar los temas de acogida". Están valorando "de qué manera" se podría acoger a estas personas, y si se podría "destinar una partida económica" a esta acción.

La edil ha recordado que la apertura del puerto es una competencia estatal y que, sin el permiso del Estado, el Consistorio no podrá intervenir y ha criticado a Italia por no permitir el desembarco del Open Arms en sus costas y por "contravenir los tratados internacionales". "Italia es responsable de que haya gente muriendo en el mar y gente que no puede bajarse de un barco", ha añadido