Mauricio Macri
El presidente de Argentina, Mauricio Macri, reconoce su derrota en las primarias. Juan Ignacio Roncoroni/ EFE

Los resultados de las primarias en Argentina han causado un terremoto en los mercados de valores y las empresas españolas no han esquivado el golpe. Algunas han acusado con caídas en sus cotizaciones el impacto en los mercados argentinos de la victoria del candidato peronista Alberto Fernández.

"Las compañías españolas con presencia en Argentina han acusado los resultados", explica el analista de Self Bank Felipe López-Gálve. En especial Prosegur, que bajó el 11%, y BBVA, el 3,61 %. Otras empresas con inversiones en el país y con caídas en esta sesión fueron NH Hotels, el 3,95%, y Banco Santander, con un retroceso del 1,77%, en tanto que Telefónica perdió el 1,43%, Inditex el 0,6%, y Mapfre el 0,54%.

Los bancos españoles son los que mayor exposición a Argentina acumulan en sus balances, según los datos del Banco de Pagos Internacionales (BPI). La exposición de la banca española a la economía argentina alcanzaba en el primer trimestre los 22.083 millones de dólares (19.695 millones de euros), cifra que, a pesar de ser la mayor a nivel internacional, representa un descenso del 21% respecto al dato de hace un año.

Por detrás de España, los bancos de EE UU, con una exposición de 8.356 millones de dólares (7.452 millones de euros), y los del Reino Unido, con 6.439 millones de dólares (5.743 millones de euros), son los que mayores riesgos asumen en el país austral.

El valor del peso argentino ante el dólar se desplomaba este lunes en la apertura de los mercados, tras la derrota del oficialismo el domingo en las elecciones primarias presidenciales y los buenos datos del peronismo. Según datos del estatal Banco Nación, el precio de la divisa estadounidense comenzó el día escalando posiciones y subía un 32% con respecto al cierre del viernes (61 pesos por dólar frente a 46,20 de la pasada semana), por lo que el peso se devaluaba un 24%.

Según los resultados del primer recuento oficial de votos con el 98,67% escrutado, el Frente de Todos, liderado por Fernández, que tiene a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner como aspirante a la Vicepresidencia, obtuvo en las primarias un 47,65% de los apoyos, frente al 32,08% de los cosechados por la alianza Juntos por el Cambio que encabeza el presidente, Mauricio Macri.

"Se dan cuenta (los mercados) que han sido estafados (...) El presidente tendría que estar dando tranquilidad y los mercados están intranquilos porque admiten que el Gobierno se metió en un escenario donde ahora no puede dar respuesta", declaró este lunes Fernández a la emisora Radio 10.

Macri promete medidas económicas

Tras reconocer la derrota, lo que complica su reelección en las generales del 27 de octubre, el presidente argentino, que quedó 15 puntos por debajo de su principal adversario, alertó este domingo del efecto que esto tendría en el ámbito financiero, al considerar que los inversores apostaban por su victoria, después de que el viernes el Merval, principal índice del Mercado de Valores de Buenos Aires, subiera al cierre un 7,94%.

Macri dejó ver sus temores de que este lunes los mercados reaccionasen de forma adversa. "El mercado es un fenómeno distinto a la política local y toma sus posiciones. El viernes lo vimos tomando una posición muy a favor a de Argentina pensando que nosotros ganábamos y ahora perdimos por mucho y el mercado va a tener una posición", dijo, tras haber reconocido que el frente gobernante Juntos por el Cambio tuvo una muy mala elección.

El mandatario afirmó en ese momento que trabajará junto a su equipo económico para "lograr el apoyo del mundo entero para que Argentina pueda desarrollar sus distintas actividades". Asimismo, señaló que también la oposición debe explicar sus planes al "mundo" para que este "pueda confiar" y para "dar estabilidad, certidumbre y que no dañe a una economía que está empezando a recuperarse lentamente".

Ya este lunes, el presidente prometió tomar medidas ante la fuerte depreciación del peso. En una rueda de prensa tras reunirse con su gabinete de ministros en la Casa Rosada, Macri culpó al kirchnerismo por la reacción adversa en los mercados al sostener que "no tienen credibilidad". El Ejecutivo, que normalmente se reúne por la mañana, esperó así al cierre de los mercados para hacer balance. Ya a primera hora se vio llegar a la sede del Gobierno a funcionarios del equipo económico, entre ellos el presidente del Banco Central, Guido Sandleris.

Argentina, en recesión desde abril de 2018, registró el año pasado una caída en su PIB del 2,5% y en los primeros cinco meses de este año la actividad económica acumuló un descenso del 3,1%. Por la crisis, el Gobierno recurrió el año pasado al Fondo Monetario Internacional, con el que acordó un auxilio financiero por 56.300 millones de dólares a cambio de un fuerte ajuste fiscal.

Macri aseguró que piensa revertir en los comicios de octubre la derrota sufrida. "Hoy es un día muy malo. Hoy estamos más pobres que antes de las primarias", sostuvo, en una jornada en que la Bolsa de Buenos Aires caía cerca de un 36%, uno de los mayores desplomes de su historia.