La esposa de Berlusconi denuncia que en Italia se penaliza a la mujer política

  • Verónica Lario dice que sólo se ve a las féminas "en horizontal".
  • Afirma que no ejercerá de "primera dama".
  • "El país mira a las mujeres con desconfianza".
Silvio Berlusconi en un discurso ayer en Roma. (FOTO: EITORE FERRARI / EFE).
Silvio Berlusconi en un discurso ayer en Roma. (FOTO: EITORE FERRARI / EFE).
EFE
Verónica Lario, esposa del futuro presidente del Gobierno, Silvio Berlusconi, ha denunciado que en Italia hay un "clima de desconfianza" hacia la mujer que la penaliza en política y que
a la fémina "sólo se la ve en "horizontal".

Lario, casada desde hace 18 años con Berlusconi, ha afirmado también que aparte de los compromisos de Estado, no ejercerá de "primera dama", ya que no lo hizo durante los anteriores gobiernos de su marido y no lo va a hacer en este tercero.

"El papel de primera dama no se comprende en el país. Italia no es como EE UU donde se asiste a la espantosa escena como la del gobernador de Nueva York, que se presenta en televisión a confesar el adulterio con la mujer al lado, como si fuese una garantía de arrepentimiento", dijo Larios en una entrevista al diario turinés La Stampa, que la publica hoy.

"Clima bastardeado"

Sobre qué mujer vería bien para gobernar Italia, la esposa del líder conservador dijo que aquellas mujeres "con una historia política y gran peso político" a la espalda, pero que por desgracia el clima en Italia "se ha bastardeado" debido a las bromas y ocurrencias de tipo cabaré sobre las féminas.

Hay un clima que penaliza a la mujeres valiosas

"Hay un clima que penaliza a la mujeres valiosas, como Anna Finocchiaro (dirigente izquierdista), que ha perdido las elecciones en Sicilia (ha ganado el candidato de Berlusconi) porque el país mira a las mujeres con desconfianza. Como dice Daniela Santanché (política conservadora) el país las ve en (posición) horizontal", denunció Lario.

En la entrevista, Verónica Lario también se muestra a favor del federalismo, como pide la Liga Norte, y pide al futuro Gobierno de su marido que empiece por el federalismo fiscal y deje a un lado proyectos faraónicos como el puente de Messina, para unir la península con la isla de Sicilia.

La mujer de Berlusconi considera que Italia se mueve a dos velocidades, que el país "no está preparado para ser un estado unitario y no ha madurado lo suficiente para serlo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento