Open Arms
Rueda de prensa del fundador del Open Arms, Òscar Camps, el presidente de Open Arms Italia, Riccardo Gatti, el actor Richard Gere y el fotógrafo y chef Gabriele Rubini. MEDITERRANEAN HOPE

El fundador de la ONG Proactiva Open Arms, Òscar Camps, ha afirmado que ningún político evitará que la organización siga con su actividad de rescate en el mar, y ha acusado a los gobiernos de poner en marcha "toda la maquinaria administrativa" para no salvar vidas, contraviniendo los convenios internacionales y la ley marítima internacional.

Lo ha dicho este sábado en el Aeropuerto de Lampedusa (Italia) durante una rueda de prensa con el presidente de Open Arms Italia, Riccardo Gatti, el actor Richard Gere, y el fotógrafo y chef Gabriele Rubini.

Open Arms ha rescatado la madrugada de este sábado a 39 inmigrantes y refugiados más en las costas de Malta, que se ha ofrecido a acoger a estas personas pero que ha rechazado ofrecer desembarco a las 121 que llevan nueve días a bordo de la embarcación, ha informado la ONG.

Camps ha explicado que están muy preocupados por el estado de salud de estas personas, que considera prioritario: "La situación se deteriora día a día, y no podemos evacuar a 39 personas y decirles a las otras 121 que ellas no salen".

Ha criticado que algunos gobiernos y políticos se han convertido en "auténticos antisistema", algo que ha convertido a los activistas del Open Arms en 'establishment', en sus palabras, al tener que reclamar constantemente la aplicación de la normativa internacional.

También ha pedido que usen otra terminología para hablar de las personas rescatadas: "En aguas internacionales no hay migrantes, hay vidas en peligro". Camps ha vuelto a criticar que "Europa no permita ni facilite que muchas de estas personas, cuyas vidas corren peligro, tengan vidas seguras".

Richard Gere: "Son refugiados"

El actor estadounidense Richard Gere criticó la ley antiinmigración del ministro del Interior, el ultraderechista Matteo Salvini, que impone multas a ONG que salvan vidas en el mar, y pidió acoger a los migrantes que llegan a Europa y acumulan "historias de mucho sufrimiento".  

El actor explicó que decidió visitar la embarcación el viernes y llevar provisiones para los inmigrantes y la tripulación de "forma espontánea", sin que nadie le llamara, como gesto de apoyo "a unas personas que no son inmigrantes, sino refugiados".

"Nadie me dijo que viniera. Vine de forma espontánea. Estaba pasando las vacaciones con mi familia cerca de Roma y después de que se aprobara el decreto ley antiinmigración, una ley que nadie se podía creer, decidí visitar el barco de Open Arms, (organización) que conocí hace unos años en Barcelona", contó.  

Gere también lamentó que exista "una cierta paranoia generalizada, un temor a ayudar al extranjero", e insistió en que estas personas "no son inmigrantes, sino que son refugiados".  

Dijo que en el barco pudo hablar con casi todos los inmigrantes y relató la historia de un chico de 17 años, que "habla perfectamente inglés, porque lo ha aprendido viendo películas", que ha vivido "cómo hasta que fue rescatado fue considerado dinero por milicias que le decían, cuánto pagarías para conseguir esto o lo otro".  "Es muy triste, el ser humano como beneficio, como fuente de dinero", condenó. 

Gere también narró cómo prácticamente todas las mujeres que están en el barco han sido "violadas y torturadas repetidamente" en Libia e indicó que a bordo del Open Arms hay "una familia de mujeres, abuela, madre y nietas", que han huido de su país de origen, sufriendo torturas, para buscar un futuro mejor en Europa.

"Siempre estarán marcadas psicológicamente por estas tragedias, seguro que sí, pero sus vidas continuarán", zanjó.