El barco de la ONG española Open Arms ha rescatado en la madrugada de este sábado en aguas internacionales en el Mediterráneo a 39 personas, que se suman a las 121 que desde hace una semana se encuentran a bordo, con lo que ya son 160 las que esperan ser acogidas en algún puerto.

"Rescatadas ahora 39 personas por Open Arms en aguas internacionales. Mientras seguimos sin puerto seguro para desembarcar", escribió en la red social el fundador de la ONG, Oscar Camps.

Camps también subrayó que las autoridades de Malta han rechazado permitir al barco que atraque en un puerto de la isla para permitir bajar a tierra a estas personas y que solo acepta acoger a los últimos 39 socorridos.  

Por otra parte, el fundador de la ONG lamentó que se han generado "serios problemas de seguridad en cubierta", sin dar más detalles.  

La ONG tiene previsto ofrecer una rueda de prensa en las próximas horas desde el aeropuerto de la isla de Lampedusa (sur), mientras Italia ya ha advertido de que multará a la organización si la embarcación entra en aguas territoriales.  

Este viernes el barco recibió la visita del actor estadounidense, Richard Gere, casado con la empresaria española Alejandra Silva, que llevó provisiones para los inmigrantes y la tripulación.

Gere llegó desde la isla de Lampedusa y, una vez a bordo del buque humanitario, explicó que todo el mundo estaba "bien" y defendió la labor de rescate de la organización española.

El Open Arms espera desde la semana pasada cerca de Lampedusa, en aguas internacionales, a que se le asigne un puerto seguro para poner a salvo a los inmigrantes, en total 160, entre los que hay al menos cuatro menores y 3 mujeres embarazadas, rescatados en tres operaciones distintas.

El Ocean Viking rescata a 80 personas

El barco humanitario Ocean Viking efectuó este sábado su segundo rescate en 24 horas al atender a otras cerca de 80 personas en el Mediterráneo central, indicaron las ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterráneo.

MSF anunció en Twitter que el grupo de inmigrantes iba en una embarcación de goma y se encuentra ya a salvo a bordo del Ocean Viking.

El rescate tuvo lugar en aguas internacionales frente a la costa libia, añadieron fuentes de SOS Mediterráneo, la otra ONG francesa que opera ese navío humanitario.

Este viernes, el Ocean Viking había rescatado a 85 personas en esa misma zona y anunciado que iba a permanecer varios días por allí para ayudar a cualquier otra embarcación que pudiera encontrarse en peligro.

"Nuestra prioridad es desembarcar a estas personas en un puerto seguro. El Ocean Viking es un barco de emergencia y no tenemos la capacidad para atender médica y psicológicamente a estas personas a bordo de manera prolongada", indicó este sábado la portavoz de MSF Hannah Wallace.

Wallace añadió que esos migrantes "han pasado por situaciones de violencia terribles en su camino a Europa" y subrayó que "es necesario un puerto seguro para desembarcarlas y no prolongar el trauma que ya cargan".

Las ONG contactaron el viernes tras la primera operación al centro libio de coordinación de rescate para indicarle que no podían dirigirse a Libia al no considerarlo una opción segura y que necesitaban otra alternativa.

Ese mismo día, el capitán del barco recibió una notificación del ministro italiano del Interior, el ultraderechista Matteo Salvini, en la que se les decía que no estaban autorizados a entrar en aguas territoriales italianas con gente rescatada a bordo.

"Ese mensaje busca añadir drama político a la tragedia humanitaria", dijeron este sábado fuentes de MSF, que destacaron que no han pedido entrar en sus aguas pero toman nota de su postura.

El Ocean Viking, que reemplaza al Aquarius, zarpó de Marsella el pasado domingo y alcanzó este jueves la zona del Mediterráneo Central en la que se concentran las operaciones de salvamento.