En un comunicado, el dirigente socialista ha trasladado, en nombre de la familia del PSE-EE, su solidaridad a los familiares y amigos del presidente de la Diputación de Gipuzkoa, Juan María Araluce, del chófer, José María Elicegui, y los escoltas, Antonio Palomo, Luis Francisco Sanz y Alfredo García González, asesinados por la banda terrorista en 1976.

"No hay justificación. Solo cabe la condena frente a quien ataca la memoria de las víctimas del terrorismo", ha dicho, para pedir a EH Bildu que condene este ataque y que se posicione "nítidamente" a favor de la convivencia.

El dirigente socialista ha recordado que cuando fueron colocadas las placas, "incomprensiblemente" nadie de la izquierda abertzale estuvo presente en el acto de recuerdo a las víctimas del terrorismo, "cuando se trató de un acto cuyo objetivo era recordar, junto a sus familiares y allegados, a aquellas personas que perdieron la vida de una forma injusta". "Está claro que a Bildu le queda un recorrido democrático importante que hacer", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.