Liberación de Mauthausen, 5 de mayo de 1945
Liberación de Mauthausen, 5 de mayo de 1945. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID

Los nombres, apellidos, fechas de nacimiento, de defunción y lugares de procedencia de 4.427 españoles que terminaron sus días en los campos de concentración nazis de Mauthausen y de Gusen, ambos en Austria, han sido publicados en el BOE tras ocho décadas sin reconocimiento. Sin embargo, se trata solo de un "listado provisional" en el que faltan los fallecidos en otros campos. La asociación Amical de Mauthausen, que trabaja junto al Ministerio de Justicia en este tema, publicará próximamente una lista actualizada con unos 5.120 nombres -693 más.

"Se trata de un listado provisional. Hemos trabajado con el Ministerio de Justicia y seguimos trabajando con ellos para que se amplíe a más campos", señala Concha Díaz, vicepresidenta de Amical de Mauthausen.

El motivo es que el listado es solo de los españoles fallecidos en el campo de Mauthausen y en el de Gusen, que dependía del anterior. Es por eso que la asociación tiene alrededor de 700 nombres más de españoles, gracias al trabajo de historiadores, que murieron en otros campos como el de Dachau (en Múnich).

"Estamos en contacto con el Ministerio para publicar el listado completo en nuestra web", ha dicho Concha Díaz, que ha añadido que se ha publicado este listado provisional porque "corría prisa", pero que esperan que el Gobierno amplíe próximamente.

Por el momento, la asociación ha dicho que trabajará para "corregir los errores y las ausencias de la actual lista" comparando los datos con las listas oficiales de deportación.

El origen, unas actas de defunción de Francia

Juan Manuel Calvo, historiador y miembro también de Amical, explica que "el origen de la lista son los libros de unas actas de defunción que se expidieron en Francia". "A finales de los años 50, Francia envió una copia al Ministerio de Justicia de entonces", añade.

"No obstante, pocas son las familias que fueron avisadas. Ahora, el Gobierno ha hecho un vaciado de esas actas para que conste que estas personas murieron durante su deportación", relata. Calvo ha añadido que "las actas de defunción no son exactas porque quien tomaba nota de ellas solía ser un preso de otra nacionalidad".

En cuanto a por qué no se ha publicado antes, Concha Díaz destaca varios factores: por un lado, "la dictadura, una época en la que no interesaba". Por otro lado, "la falta de presupuesto". Y por último, porque las víctimas del nazismo son víctimas que se consideran lejanas, por lo que han caído en el olvido.

"Es importante que esas personas figuren como fallecidos en el registro civil. Que conste que tienen un reconocimiento por parte del Gobierno porque son los muertos de la sociedad", sentencia la vicepresidenta de Amical.

Con la publicación del listado se lleva a cabo lo acordado por la magistrada-juez encargada del Registro Civil Central, que cumple una de las iniciativas de la Ley de Memoria Histórica para la reparación de las víctimas del nazismo.