El portavoz de Democracia Ourensana, Miguel Caride, ha manifestado que en el caso de que los análisis de las últimas llamadas de la madre y el hijo que murieron al precipitarse desde una pasarela en Ourense pusieran de manifiesto un comportamiento "incorrecto" de las fuerzas de seguridad o de los Servicios Sociales por parte del Ayuntamiento se miraría "qué es lo que lo ocasionó y se obraría en consecuencia".

No obstante, el portavoz municipal ha hecho hincapié en que "en cualquier caso, no se debe emplear un hecho tan lamentable para poner en entredicho la actuación de los servicios municipales ni de la Policía Local".

Además, Caride ha apuntado que "siempre es muy complicado establecer cuáles son exactamente las causas que llevan a tomar decisiones de este tipo".

Por el momento se desconoce si lo sucedido llegará finalmente a los juzgados como un posible caso de violencia machista, puesto que no figuraba ninguna denuncia ni en Ourense ni en Barcelona, de donde eran oriundas las víctimas.

Hasta ahora solo constan "unas diligencias previas en el juzgado", según ha confirmado Caride, necesarias para la intervención de los forenses en el levantamiento de los cadáveres.

HECHOS

La mujer fallecida, de 71 años, y su hijo, de 27, que murieron después de precipitarse a la carretera N-120 desde la pasarela contigua a la estación de autobuses, llegaron desde Barcelona a la capital ourensana tratando de huir de amenazas familiares, según indicaron a Europa Press fuentes de la investigación.

El día 1 de agosto, las víctimas llamaron a familiares residentes en Ourense comunicándoles que, tras una discusión, el marido y padre de la víctima los había echado de su casa en Barcelona.

Consulta aquí más noticias de Ourense.