Atomik vodka
Una botella de Atomik, el vodka hecho en la zona de exclusión de Chernóbil. BBC

Un equipo de científicos ha creado un vodka artesanal al que han bautizado como Atomik cuyos ingredientes (los granos de centeno y el agua) provienen de la zona de exclusión de Chernóbil.

"Es la única botella que existe, tiemblo cuando la cojo", expresó el profesor Jim Smith, levantando cautelosamente la botella de Atomik, durante una entrevista con la BBC.

Este vodka está hecho con granos de centeno y agua de la zona de exclusión de Chernóbil y es el primer producto de consumo que proviene del área abandonada alrededor de la planta de energía nuclear.

El equipo encargado del producto empezó el proyecto cultivando en una granja de la zona. "Nuestra idea era crear un espíritu", afirman. Además del profesor Smith, el equipo está formado por investigadores que han trabajado en ese territorio durante muchos años, estudiando cómo se ha recuperado la tierra del catastrófico accidente nuclear (1986).

Además, esperan utilizar las ganancias para ayudar a las comunidades en Ucrania que aún están afectadas por el impacto económico del desastre. "Esto no es más radiactivo que cualquier otro vodka. Cualquier químico le dirá, cuando destila algo, que las impurezas permanecen en el producto", confiesa Smith.

"Cogimos centeno ligeramente contaminado y agua del acuífero de Chernóbil y lo destilamos. Les pedimos a nuestros compañeros de la Universidad de Southampton, que tienen un increíble laboratorio radioanalítico, que vieran si podían encontrar alguna radioactividad y no pudieron. Todo estaba por debajo de su límite de detección", detalla el profesor.

Con esto, el proyecto también demuestra que la tierra de la zona de exclusión podría ser reutilizada de forma productiva. "No tenemos que abandonar la tierra. Podemos usarla de diversas maneras y producir algo que quedará totalmente limpio de radioactividad", añade el Dr. Gennady Laptev, científico y fundador de la recién creada Chernobyl Spirit (empresa encargada del vodka).