Gasolina
Imagen de una gasolinera. JORGE PARÍS

Los precios de los carburantes han repuntado levemente esta semana, una vez concluida la operación salida de agosto, hasta alcanzar una media de 1,331 euros el litro de gasolina y de 1,216 euros en el caso del gasóleo.

El precio medio del litro de gasolina se ha incrementado un 0,30% respecto a la semana pasada, mientras que el gasóleo lo ha hecho en un 0,33%, según los datos del boletín petrolero de la UE dados a conocer este jueves.

Llenar un depósito de gasolina de 55 litros a estos precios cuesta esta semana 73,2 euros y hacerlo con gasóleo, 66,8 euros.

Ambos carburantes se han encarecido desde comienzos de año un 12,89% y un 7,61%, respectivamente, mientras que en comparación con la misma semana de 2018, la gasolina es un 0,45% más cara y el gasóleo, un 0,82% más barato.

En el último mes, el precio de la gasolina ha subido un 1,76% y el del gasóleo un 1,25%.

Lejos de los máximos históricos

Los precios de la gasolina y del gasóleo se mantienen por debajo de los valores máximos que alcanzaron estos carburantes, un 12,55% en el caso de la gasolina y un 15,85% en el del gasóleo.

Ambos marcaron su récord la semana del 3 de septiembre de 2012, cuando se situaron en 1,522 y 1,445 euros respectivamente.

La gasolina y el gasóleo marcaron un máximo anual en mayo de este año con un precio de 1,437 y 1,258 euros.

La gasolina sin plomo de 95 octanos se vende a una media de 1,436 euros y el gasóleo de 1,327 euros por litro en la UE-28, mientras que en la zona euro el precio medio de la gasolina se sitúa en 1,486 euros y del gasóleo de automoción en 1,329.