Llaves coche
Es habitual que al adquirir un nuevo vehículo se entreguen dos juegos de llaves.  Freepik

Cualquier persona puede verse en la situación de perder las llaves del coche o de, incluso, dejarlas en el interior del vehículo. Aunque en un futuro los coches puedan abrirse usando la voz, todavía queda entrar en pánico cuando no encontramos las llaves. La mayoría de vehículos se entregan con una segunda llave que se debe guardar en un sitio diferente a la primera. Por ejemplo, si estamos de vacaciones, es recomendable que sea otra persona diferente al conductor el que guarde el segundo juego o que se dejen en el hotel o apartamento para poder solucionarlo de la forma más rápida posible.

Pero, ¿y si no tengo una copia?

Si se ha salido de viaje sin un segundo juego, la solución ante la pérdida de llaves puede estar en la póliza: algunos seguros incluyen en el apartado de asistencia en viajes el envío de unas llaves de repuesto u otros métodos para recuperarla. El fabricante del vehículo también puede ayudarte, ya que se les puede pedir un duplicado de la llave. Eso sí, será necesario facilitar el DNI, el número de bastidor y el código de la llave. Estas cifras pueden encontrarse en la documentación del coche, papeles que siempre deben llevarse en el vehículo

No siempre se dispone de una copia de las llaves, bien porque no venía de fábrica o porque el coche es de segunda mano y el antiguo propietario no dispone de dos juegos. En ese caso, es recomendable acercarse a una cerrajería especializada en copias de llaves de vehículos para que realicen un menor duplicado. El precio dependerá del tipo de llave aunque, en los último años, estos objetos están volviéndose demasiado sofisticados, como las smart keys,  algo que aumenta su coste.

En caso de robo, se debe denunciar a la comisaría e informar a la compañía aseguradora para comprobar si la póliza contratada cubre ciertos aspectos en este caso. Además, hay seguros de hogar que entre sus coberturas incluyen el robo fuera de casa.