El mundo está en crisis y hay personas que no lo pueden soportar. La recesión económica que se vive a nivel global es una de las principales causas de que en Euskadi haya aumentado el número de suicidios en un 40% en tan sólo un año.

Mientras que desde 2002 había ido bajando poco a poco el número de suicidios, el año pasado se produjo un repunte: 176 las personas acabaron quitándose la vida, frente a las 123 que lo hicieron el año anterior, según el Instituto Vasco de Medicina Legal (IVML), que ha presentado hoy el balance de actividades del año pasado.

"Para algunas personas, la evolución socioeconómica y sociolaboral y, en general, afrontar la situación personal ante el déficit económico, les genera un estrés imposible de superar y les aboca al suicidio", ha señalado Carlos Cubero, director del IVML.

 

La situación personal ante el déficit económico les genera un estrés imposible de superar y les aboca al suicidio"

Asimismo, Cubero asegura que en los últimos años se ha constatado que el ritmo de vida ha provocado que cada vez haya más personas en Euskadi que padecen patologías psiquiátricas como la depresión y la ansiedad, y que éstas "pueden derivar en deseos de destrucción".

 

Además, según el director del centro, actualmente es difícil prevenir estos casos, debido a que "los que sufren estas enfermedades ya no están ingresados en centros", sino que se tiende a que vivan en familia y hagan vida normal.

Tres autopsias diarias

La Memoria del IVML, presentada por el consejero de Justicia, Joseba Azkarraga, ha revelado que los forenses que ejercen en esta comunidad autónoma realizaron el año pasado 1.024 autopsias, una media de tres al día, de las que la mitad se debieron a muertes violentas (514). De éstas, la primera causa de fallecimiento fue precisamente el suicidio, seguida de las muertes casuales (167), debidas principalmente a caídas y al consumo de drogas.

En tercer lugar, con 125 fallecidos, aparecen los accidentes de tráfico. Los forenses detallaron que las autopsias realizadas a los cadáveres de los 63 conductores fallecidos confirmaron que diez de ellos conducían tras haber bebido alcohol y que nueve habían tomado drogas o psicofármacos.

 

El número de reconocimientos a víctimas de violencia de género por parte de forenses aumentó un 67%
Además, según ese estudio, en Euskadi murieron 37 trabajadores en accidente laboral, la mayoría de ellos por caídas en altura o aplastamientos, y se produjeron 9 homicidios, un 30% más que el año anterior, causados casi todos por arma blanca y en la comarca de Bilbao.

La evolución de los datos sobre la actividad que realizan los expertos en medicina legal desde hace cinco años describe, según ha destacado Azkarraga, un incremento de un 67% de los reconocimientos a víctimas de violencia de género y casi un 20% los reconocimientos tras agresiones sexuales.

 

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BILBAO