Beyoncé revela los detalles de la dieta que le hizo perder 20 kilos en 22 días

Beyoncé durante un concierto de su 'Formation World Tour'.
Beyoncé durante un concierto de su 'Formation World Tour'.
GTRES

Lo hace Beyoncé porque es Beyoncé y porque si le ocurre algo tiene dinero de sobra para revertirlo, pero ya hay quien piensa que la forma en la que lo ha llevado a cabo no es la más saludable: su dieta mágica para perder 20 kilos en 22 días está al alcance de cualquiera (de cualquiera con mucha fuerza de voluntad), pero es muy poco recomendable.

La propia cantante ha explicado en qué consiste este método estricto que siguió el año pasado, justo para estar a punto en su esperadísima actuación en el célebre festival de Coachella.

La dieta, obra del entrenador y buen amigo de la artista de Single Ladies Marco Borges, se ha convertido en viral a raíz de un vídeo que ha subido hace apena dos días Beyoncé bajo el muy rebuscado nombre de 22 días de nutrición y que ya acumula 1.650.000 reproducciones.

En apenas dos minutos y medio, que comienzan con Beyoncé subiéndose a una báscula que marca exactamente 175 libras (poco menos de 80 kilogramos, 79, 37), el reto se va haciendo visible.

Pero a qué precio, porque el método de Borges, para el que habría que consultar a un nutricionista y hacerlo de forma gradual, consiste en comer solo frutas, verduras, purés y semillas (casi como una dieta vegana) con medidas muy controladas.

Todo ello, claro, dejando de lado carnes, pescados, lácteos y carbohidratos, y haciendo un entrenamiento como al que se sometió la artista, pleno de largas sesiones físicas, preparación de coreografías y continuo ejercicio en el gimnasio.

Esta no ha sido la primera vez que Beyoncé ha llevado a cabo la dieta de Marco Borges: ella misma, en el vídeo, reconoce que su salvación tras dar a luz a sus gemelos, aunque en aquel momento tenía 44 días por delante para realizarla y logró bajar bastante su peso inicial (que era mayor, 89 kilos).

En esta, al ser la mitad de tiempo y necesitar estar físicamente al cien por cien, reconoce que, personalmente, seguir la dura y estricta dieta de la noche a la mañana le ocasionó ansiedad y un cuadro de nervios.

Por ello, Beyoncé asegurá que no quiere tener que repetirla de nuevo (aunque los que hayan visto su vídeo y se haya hehco viral, suponemos, no piensen lo mismo): "Definitivamente me empujé a mí misma más lejos de lo que realmente podía. Pero he aprendido una lección muy valiosa: nunca, nunca me volveré a empujar tan lejos otra vez".

De hecho, poco después de aquel Coachella la propia artista declaró que estaba contenta con ser curvy y que no quería volver a cambiar: "Mis brazos, pechos y muslos están más gordos, pero me siento más sexy".

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Beyoncé (@beyonce) el27 Jul, 2019 a las 11:09 PDT

Mostrar comentarios

Códigos Descuento