En Calpe se bailaba a ritmo de reguetón hasta que la asociación feminista de Calpe pidió que se retirasen las canciones sexistas de las clases de aquagym.

Según el diario La Información, Iván Souza, monitor de tiempo libre de uno de los grupos hoteleros de la zona desde hace años, notó como varias mujeres no seguían la música al sonar canciones de este estilo musical.

Ese mismo día tomó la decisión de cambiar estos temas y todo el mundo volvió a bailar desde el pasado domingo.

"Muchas veces no somos conscientes de lo que bailamos y cantamos. La verdad es que me preocupa mucho sobre todo lo que transmitamos a los más jóvenes, ya que pueden incorporar estos mensajes como algo habitual", explicó Iván, siempre según La Información.