Una mañana de contaminación
Vista de la Gran Vía de Madrid y de la Plaza del Callao durante una mañana en la que la contaminación se hace muy visible. JORGE PARÍS

Apenas una semana después de que España recibiera la demanda de la Comisión Europea ante el Tribunal de Justicia de la UE, el Ayuntamiento de Madrid continúa encomendándose al diálogo como solución ante la crisis de contaminación. Esta misma tarde el delegado de Medioambiente y Movilidad Borja Carabante ha convocado la primera mesa de seguimiento de Madrid Central desde que Almeida ocupa la alcaldía.

Más de 30 organismos y asociaciones de ecologistas, comerciantes, vecinos y representantes del Ministerio de Industria han acudido a esta cita para presentar sus propuestas y demandas en defensa de la calidad del aire en la ciudad. Muchos discursos, pero las mismas preocupaciones: qué hará el Ayuntamiento a partir de septiembre, en qué consiste el modelo "alternativo"  a Madrid Central o si el gobierno de Almeida aplicará el plan A contra la contaminación aprobado en el anterior mandato de Carmena han sido las cuestiones más sonadas.

"Hasta ahora solo han presentado una moratoria de multas sin un plan alternativo; se habla mucho de modificación y a día de hoy, tras dos reuniones y más de un mes de trabajo, todavía no sabemos qué es lo que quiere hacer el Ayuntamiento sobre Madrid Central", explica el responsable de Movilidad de Greenpeace, Adrián Fernández. "Parece que Carmena solo tenía en mente Madrid Central y no es cierto, tenía el plan A presentado a Europa", defiende. En esta línea, los ecologistas han demandado al equipo de Almeida "implantar todo el plan A (compuesto por treinta medidas)", así como información sobre el futuro de Madrid Central a la vuelta de las vacaciones.

Sendas peticiones han coincidido con las de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM). Aunque en el caso de los vecinos han sumado a sus solicitudes la información más detallada sobre tráfico, sanciones, afección al transporte público en superficie (EMT), entre otros. Además, han instado al equipo de gobierno municipal a que "priorice la calidad del aire y la salud sobre otros intereses" y a que "convoque la Comisión de Calidad del Aire y su ponencia técnica antes de tomar ninguna medida que pueda afectar a la misma".

En el caso de los comerciantes y propietarios de pymes han asegurado ante los medios que están dispuestos a renunciar a cuatro de los veinte pases mensuales que tienen asignados para acceder a la zona de bajas emisiones con el objetivo de poder entrar en la misma como si fueran vecinos, esto es, con libre acceso y circulación. Según explica el portavoz de la Plataforma de Afectados por Madrid Central, Vicente Pizcueta, "el acceso de vehículos de las pymes supone el 6,1% del tráfico generado por los propios vecinos, y en concreto el transporte urbano de mercancías supone el 0,682, por lo que "el debate de la sostenibilidad por las dificultades que supone para su actividad tienen un impacto muy reducido".

Sin embargo las dos horas y media de reunión no han servido para llegar a un acuerdo, simplemente para "continuar con las reuniones" que llevará al equipo municipal a "construir ese modelo". Lo que sí asegura Carabante es que "a la vuelta del verano el alcalde planteará esas líneas generales". En cuanto a las medidas concretas ha recordado algunas, como la renovación de flotas. Además, adelanta que el nuevo plan anticontaminación, que incluirá las "mejoras" de Madrid Central, verá la luz en septiembre y tendrá alcance metropolitano.

Consulta aquí más noticias de Madrid.