Sergi Campillo, vicealcalde de Valencia y consejero de Devesa-Albufera.
Sergi Campillo, vicealcalde de Valencia y consejero de Devesa-Albufera. AYUNTAMIENTO DE VALENCIA

Sergi Campillo, además de ser el vicealcalde de Valencia y el concejal de Devesa Albufera, se doctoró en Biología y ha defendido la naturaleza a lo largo de su vida a través del activismo.

L'Albufera de Valencia viene arrastrando años de crisis debido a los numerosos desafíos que acosan al parque natural día a día: el tráfico, el turismo, la mala calidad del agua -fruto de los vertidos que han arrojado históricamente los agricultores y las industrias de la zona al lago- y la poca cantidad -que se debe a la mala gestión hídrica de la laguna-.

Por eso, Campillo explica a 20minutos cuáles son los retos a los que se enfrenta en la actualidad este entorno natural de alto valor ecológico así como otras curiosidades que esconde este espacio:

¿Por qué ha despertado tanto interés a lo largo de la historia este enclave?
Es un lugar que siempre ha llamado la atención por su gran extensión y porque de ella ha vivido mucha gente a lo largo de generaciones. Blasco Ibáñez la inmortalizó como nadie y está íntimamente ligada a la valencianía. Nadie entendería València sin su Albufera.

¿Hay alguna especie emblemática que se asocie con la Albufera?
Sin duda, podría ser la anguila, por ser una especie de muy alto valor comercial y por ser muy sensible a la contaminación, además de estar asociada a la gastronomía valenciana tradicional.

¿Cómo ha ido cambiando el lago a lo largo de la historia?
L'Albufera de Valencia, como todas las demás, naturalmente es un lago de agua salina. La intervención humana con el control de las comunicaciones con el mar y sobre todo, por el desarrollo agrícola a su alrededor, del cultivo del arroz, han hecho que pasara a ser un lago de agua dulce por los sobrantes de riego que llegaban al lago. Además, desde hace unos 50 años el lago se contaminó por la revolución agrícola en el uso de pesticidas y también por la proliferación de poblaciones que vertían sus aguas sin tratar directamente a las acequias y al lago.

¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta el lago en la actualidad?
Actualmente el lago y el parque natural tienen como gran asignatura pendiente resolver la dotación hídrica adecuada, establecer un caudal ecológico a lo largo del año que recupere ambientalmente el lago, para que deje de estar contaminado por nutrientes (lo que se conoce como estado eutrófico). Además, la Generalitat tiene pendiente la aprobación del nuevo Plan Rector de Uso y Gestión, porque del anterior el TSJCV anuló parte de la zonificación, y también debe aprobar las normas de gestión del espacio Natura 2000. Por último, es imprescindible abordar y finalizar todo el sistema de saneamiento de las poblaciones e industrias a su alrededor y especialmente abordar la reestructuración del colector oeste.

¿Qué acciones del humano están provocando la eutrofización de las aguas de la Albufera?
Básicamente actualmente la eutrofización del lago puede venir por el uso de fertilizantes en la agricultura y en menor medida, aunque se da puntualmente, por la llegada de aguas residuales procedentes de núcleos no conectados a redes de saneamiento, si bien han disminuído drásticamente a lo largo de las últimas décadas gracias a la construcción de la extensa red de depuradoras y colectores.

¿Cómo puede afectar la especie exótica Obama nungara a la Albufera? ¿Se van a llevar a cabo actuaciones para reducir su presencia?
Es pronto para establecer sus efectos en el parque natural, pero siempre, por principio es negativo la introducción de una especie exótica en la Albufera.

¿Ha habido otras especies exóticas que hayan amenazado en otra época al lago?
El caso más cercano y también bastante mediático ha sido el cangrejo azul, que está colonizando también el lago y otras zonas de la costa mediterránea española. Este cangrejo es bastante voluminoso y es capaz de desplazar especies autóctonas, además de romper las redes de pesca.

¿Qué tareas de conservación se están llevando a cabo o se planean ejecutar en el futuro para proteger este espacio?
Las tareas son múltiples: desde el control del registre de embarcaciones hasta tareas de limpieza, pasando por el dragado de canales. Todo esto se realiza entre el Ayuntamiento de València y la Generalitat, administraciones que tenemos la responsabilidad de su gestión, si bien la dotación hídrica depende de la Confederación Hidrográfica del Júcar, pieza clave para su recuperación.

Consulta aquí más noticias de Valencia.