La huelga de transporte de la provincia de Pontevedra , que afecta a unos 6.000 trabajadores, ralentiza la producción de la planta viguesa de PSA Peugeot Citroën por segundo día consecutivo, al obstaculizar el suministro de componentes, lo que ha provocado que hoy hayan dejado de fabricarse varios cientos de vehículos más.  

Según confirmaron a Europa Press fuentes sindicales, el turno de noche tuvo que finalizar su trabajo a las 2.00 horas de esta madrugada (dos horas antes del horario normal) ante la falta de suministro de piezas, mientras que el turno de mañana está trabajando "con paradas intermitentes". De hecho, según los sindicatos, los camiones cargados de componentes y coches con destino y origen en la planta viguesa han circulado "con escolta policial".  

Las mismas fuentes indicaron que las dos líneas de producción están resultando afectadas por la huelga, especialmente la M2, de donde sale el modelo nuevo del C4 Picasso. Asimismo, los sindicatos calculan que, desde el inicio de la huelga en la medianoche del lunes, se han dejado de fabricar entre 600 y 800 vehículos.  

Por otra parte, la actividad del Puerto se está desarrollando hoy "con normalidad", según confirmaron fuentes de la Autoridad Portuaria, ya que los piquetes "se limitaron a informar a primera hora". Posteriormente, dichos piquetes se trasladaron a otros puntos, como la zona de Sárdoma, donde se concentraron varias horas en una empresa de mensajería y paquetería.  

A media mañana, los huelguistas se desplazaron al parque empresarial de O Rebullón, en el municipio de Mos (Pontevedra), y luego al Polígono Industrial de As Gándaras, en O Porriño. Allí, según denunciaron los sindicatos, efectivos de la Guardia Civil han identificado a algunos de los trabajadores que participan en los piquetes informativos.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VIGO